El archivo municipal preserva el legado de las «mujeres olvidadas» de Ferrol

«Sin su labor no puede entenderse la ciudad», dice Esperanza Piñeiro

Mujeres cargando carbón en el puerto de Ferrol, en una imagen de comienzos del pasado siglo
Mujeres cargando carbón en el puerto de Ferrol, en una imagen de comienzos del pasado siglo

Ferrol

«Sin todas esas mujeres olvidadas, sin tantas y tantas mujeres anónimas que dedicaron su vida a la defensa del bien común y a la causa de hacer mejor la existencia de los demás, la historia de Ferrol no se comprende», dice la historiadora Esperanza Piñeiro de San Miguel. «Sin su labor -recalca la investigadora- no puede entenderse la ciudad».

Autora de más de una veintena de libros, buena parte de ellos en colaboración con Andrés Gómez (con quien sacó a la luz, rescatando el legado de los grandes narradores orales, tanto las leyendas tradicionales de Ferrolterra, Eume y Ortegal como los secretos de las viejas artes de pesca y de la técnicas de la navegación tradicional), Esperanza Piñeiro afronta ahora un nuevo reto: «Darles voz, por fin -como ella misma explica-, a quienes jamás la tuvieron».

Las fuentes escritas

Para este nuevo proyecto que aborda la investigadora son especialmente importantes las fuentes escritas. «Siempre he dicho que el archivo municipal de Ferrol es una extraordinaria ventana abierta al pasado -comenta Esperanza Piñeiro-. Y ahora, con todo lo que estoy investigando en él, me doy cuenta, una vez más, de hasta qué punto eso es así. Los documentos municipales me están revelando aspectos de la vida cotidiana de las mujeres de Ferrol durante el siglo XIX y a comienzos del XX, que me confirman hasta qué punto ellas fueron un pilar esencial para el progreso de la ciudad».

«En esa defensa del bien común participaron, aunque como es natural de maneras muy distintas -dice Esperanza Piñeiro-, mujeres de todas las clases sociales. En ese sentido -añade-, no hubo excepciones. De la misma manera que mujeres de las clases más altas impulsaron tanto la ayuda a los desfavorecidos como la escolarización de quienes no sabían leer ni escribir, las mujeres de las clases más humildes se sacrificaron hasta lo indecible para lograr que quienes las rodeaban se formasen y tuviesen en la vida las oportunidades que ellas, sin embargo, no tuvieron jamás». Sostiene Esperanza Piñeiro que la desigualdad de la que fueron víctimas las mujeres se prolongó en Ferrol, en mayor o menor medida, durante gran parte del siglo XX. E insiste en que sería del todo injusto seguir olvidando a quienes, sin pedir nada a cambio, hicieron cuanto estuvo en su mano para lograr que la ciudad «avanzase».

Secado de ropa recién lavada junto al antiguo puente de Caranza
Secado de ropa recién lavada junto al antiguo puente de Caranza

Un importante flujo de población procedente de las áreas rurales de Galicia

Dice Esperanza Piñeiro que hay que tener muy en cuenta que Ferrol, tanto en el siglo XIX como en las primeras décadas del siglo XX, recibe grandes flujos de población procedentes de áreas rurales de toda Galicia, y qué supone esto para la ciudad. «Las mujeres que llegan a Ferrol desde el campo traen consigo una cultura rural que jamás olvidan del todo, y que además enriquece la convivencia en el espacio urbano», explica.

«Ellas traen consigo, por ejemplo -explica la historiadora-, una experiencia muy viva de lo que representa convivir y colaborar con los demás. Y es cierto que estas mujeres tardan en incorporarse a la actividad industrial, que no les abre sus puertas. Pero ejercen todos los oficios que pueden para ayudar en la economía familiar, desde cargar carbón en el puerto -explica Esperanza Piñeiro- hasta vender pescado. Y en muchos casos siguen siendo, a la vez, agricultoras, porque siempre que les es posible intentan tener cerca de sus casas alguna tierra que puedan cultivar».

Concepción Arenal

Para todas esas mujeres, dice Esperanza, Concepción Arenal fue una luz en el horizonte y un verdadero ejemplo. Y hay que valorar de forma muy especial, recalca la historiadora, el «contexto» en el que surge una figura tan importante como la de la penalista ferrolana. «A mí -dice Esperanza Piñeiro- me gusta hablar de la filosofía de Concepción Arenal, no referirme a ella como a una mera pensadora. Porque el pensamiento de Concepción Arenal -añade- posee una profunda dimensión filosófica. Creo que aún no se le ha sabido dar a su figura la importancia que tiene. A ella le pasa, en cierto sentido, lo mismo que a las mujeres olvidadas de Ferrol: que se la ve a través de una historia escrita solo por los hombres».

La historiadora Esperanza Piñeiro de San Miguel
La historiadora Esperanza Piñeiro de San Miguel

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El archivo municipal preserva el legado de las «mujeres olvidadas» de Ferrol