Así trabajan los rastreadores del Arsenal Militar de Ferrol

Dos pelotones de vigilancia operan en turnos de mañana y tarde toda la semana


Ferrol

El Ministerio de Defensa formó a 2.000 profesionales de las Fuerzas Armadas para labores de rastreo de contactos de covid-19. La Armada aporta 400 efectivos a ese operativo; 70 de ellos en Galicia, con oficiales al mando, por lo que suman 77 militares disponibles. 60 corresponden a unidades con base en Ferrol. A su vez, casi la mitad de los rastreadores formados en la urbe naval (27) pertenecen a la 31.ª Escuadrilla de Superficie; un 25 % corresponden a las Escuelas de la Armada y el resto los aportan la Fuerza de Acción Marítima, el Tercio del Norte, las residencias de Ferrol y el Organismo de Apoyo al Personal. De esta estructura y su funcionamiento dio cuenta el capitán de navío Diego Raimundo Villarejo Naveira, jefe del Órgano Auxiliar de Jefatura (OAJ) del Arsenal, y el capitán de fragata Mariano Manuel Torres Alles, secretario del mencionado organismo, durante una visita del delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, al local de rastreadores anexo al tacón del Patio de Armas del Arsenal.

El capitán de navío Villarejo desgranó la organización de los pelotones de vigilancia y su funcionamiento. Cada una de estas unidades, que constituye un turno, está formada por diez rastreadores -un suboficial y nueve de tropa y marinería-. Así trabajan dos pelotones diarios, uno de mañana y otro de tarde, que tienen al mando a un oficial y a un facultativo del cuerpo militar de sanidad, por lo que en total son 22 las personas que diariamente realizan esta labor de rastreo desde Ferrol. Para ello se integraron en el sistema del Sergas, creado por Konecta, mientras se familiarizan con los equipos y el programa.

Cada operador puede efectuar entre 5 y 20 llamadas a la hora. La media de esta primera semana de funcionamiento ha supuesto unos 2.000 rastreos diarios de los militares en la comunidad. Con este cálculo, Losada indicó tras la visita que «al acabar el día de hoy, nos habremos acercado a los 10.000 rastreos en Galicia desde el lunes».

Acompañado en el recorrido por el almirante del Arsenal, Antonio Duelo Menor, el delegado del Gobierno trasladó el agradecimiento por la «dedicación de los hombres y mujeres de la Armada, por su respuesta ejemplar tanto en los momentos más duros de la pandemia como en la actualidad».

Maia, rastreadora de la Armada: «Nos dicen: 'Ah, eres militar, pues muchas gracias por lo que hacéis'»

Manuel Arroyo
Maia es uno de los 60 rastreadores que operan en la ciudad desde el pasado lunes
Maia es uno de los 60 rastreadores que operan en la ciudad desde el pasado lunes

Una marinera de la 31.ª Escuadrilla relata su primera semana como rastreadora

El pasado mes de agosto, la marinero permanente Maia (Bilbao, 1977) recibió el primer curso impartido por Defensa para formarse como rastreadora del covid-19. Le siguió otro de la Xunta de Galicia, por videoconferencia. Junto a ella, otros 400 profesionales de la Armada —60 en Ferrol— adquirieron los conocimientos necesarios para ponerse a disposición del Sergas.

«Fue una formación difícil», asegura Maia desde su puesto en el local habilitado para los rastreadores en el Arsenal Militar. «El primer día estuvimos muy nerviosos. Todos en general. Pero sobre todo yo, porque no sabes como te va a recibir la gente», relata. Ahora, tras una semana de incesantes llamadas —unas 50 por operador en cada turno— el engranaje ha cogido ritmo a la par que los militares «estamos recibiendo agradecimientos y muy buen trato» al otro lado de la línea telefónica. «Hay excepciones, pero nos dicen: ‘ah, eres militar, pues muchas gracias por la labor que estás haciendo'. La verdad es que se siente uno bien», dice la marinero de la 31.º Escuadrilla.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Así trabajan los rastreadores del Arsenal Militar de Ferrol