El Pazo da Merced triunfa con sus cenas en un iglú

Carla Elías Martínez
Carla Elías FERROL

FERROL CIUDAD

Propone una experiencia gastronómica distinta en estas estructuras con vistas a la ría

02 oct 2020 . Actualizado a las 12:22 h.

«Queríamos darle un motivo a la gente para que nos visite, ofrecer una experiencia diferente a nuestros clientes». Así presenta Guillermo Alcalá, gerente del Pazo da Merced, la última moda de restauración en la comarca, su restaurante Igloo by Pazo da Merced. El establecimiento, dedicado durante más de una década a hotel y espacio privilegiado de celebración de eventos, se ha reinventado para paliar la crisis sanitaria del covid-19 con una propuesta gastronómica innovadora. «La idea surgió en el confinamiento y la cogí de un viaje que hice a Francia. Los vi en un hotel en Burdeos, porque esto en Europa funciona mucho. Estas estructuras permiten cenar en habitáculos individuales bajo las estrellas y frente a las aguas que bañan la ribera de Neda», señala Alcalá.

Querían proponer una experiencia diferente pero adaptada a la nueva realidad del covid-19. En los jardines del Pazo cuenta desde agosto con cinco estructuras que adquirió a una empresa alemana donde se ofrece el servicio de cenas. «Reúnen las mejores condiciones para salir a cenar con el coronavirus. No deja de ser un comedor que no compartes con nadie, no estás en un salón con más comensales. Tiene ese punto de innovación y adaptación», destaca el impulsor.

El servicio se puso en marcha en agosto y agradece la gran acogida. «Ha sido fantástico, increíble. Desde que inauguramos hemos llenado todos los días y con lista de espera. Ahora ya se ha relajado un poquito, no hay que esperar los quince o veinte días para tener hueco un sábado, pero se acaba llenando», señala.