Las autoescuelas culminan un verano con récord de alumnos por el covid-19

J. GÓMEZ SANTIAGO / LA VOZ

FERROL CIUDAD

XOAN A. SOLER

En Santiago y Ferrol se registraron retrasos por falta de examinadores

07 sep 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Las autoescuelas de la provincia están a punto de culminar un verano para recordar, por tener mucha más matrícula de aspirantes a obtener el carné de conducir que en años precedentes. Influyó la pandemia del covid-19. Alumnos que realizaban cursos y prácticas vieron interrumpida su formación y no pudieron examinarse por el estado de alarma. Otros que tenían previsto realizar el carné en esos meses tuvieron que aplazarlo. Y el miedo al contagio del nuevo coronavirus en el transporte público convenció a muchas personas del interés de poder conducir por considerar más seguro el vehículo privado.

«Mientras otros sectores no pudieron abrir, o lo hicieron con problemas, nosotros teníamos trabajo pendiente acumulado y trabajamos al 100 % desde que reabrimos en mayo, en la fase 2 de la desescalada», afirma Silvia Vázquez, de A Coruña y vicepresidenta de la asociación provincial del sector. «Tuvimos mucha más matrícula que otros años. Ahora respetamos el protocolo que la Dirección General de Tráfico y los sindicatos recomiendan para trabajar con seguridad y evitar la pandemia: distancia, mascarilla, limpieza continua de aulas y vehículos, y otras», sostiene el ferrolano Pablo Pérez Mayobre, presidente de la asociación provincial. El mayor problema fueron los retrasos para examinar del carné, sobre todo en Santiago y en Ferrol. «Los problemas comenzaron a principio de año, pero no se les dio mucha importancia, porque en enero y febrero hay poco alumnado. Pero tras el estado de alarma notamos como no le dan salida al alumnado, hay restricciones. Las autoescuelas con mayor dedicación al permiso de clase B, para conducir turismos, tienen más problemas y algunas incluso dicen que si no se soluciona la situación ven amenaza de cierre», manifiesta Jesús Cernadas, de Santiago, también vicepresidente de la asociación provincial de autoescuelas. En Santiago solicitaron a Tráfico refuerzos de examinadores. «Concedieron uno durante un mes, hasta mediados de septiembre, que agilizó un poco la situación, pero si no continúa se agravará el problema de nuevo», indica Cernadas.

Pérez Mayobre atribuye el problema a que en Tráfico tienen menos examinadores, por no reponer todas las jubilaciones: «en Ferrol esperamos que mejore la situación este mes y sobre todo en octubre», dice. Silvia Vázquez destaca que en verano «la mayoría del alumnado son jóvenes de 18 años que acaban el bachillerato. El resto del año el alumnado es diferente, más mayor». En la provincia hay 64 autoescuelas, 25 radicadas en el municipio de A Coruña, y con una media de tres docentes y un administrativo, unos 300 empleos.

Más de 135.000 denuncias en un año para casi 800.000 vehículos en la provincia

Casi 17.000 permisos de conducir se expidieron el año pasado en la provincia, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT). La mayoría, 10.540, fueron para varones, por 6.471 para mujeres. Sin embargo, en los de tipo B, que autorizan para guiar turismos y que suponen casi el 67 % del total (dos de cada tres) las cifras se igualan más, pues los recibieron 5.823 varones y 5.529 mujeres. Estos permisos se utilizan para conducir un parque de casi 800.000 vehículos. En el censo del 2019 de la DGT constan para la provincia 628.008 turismos, 54.758 motocicletas, 47.652 camiones, 39.458 furgonetas, 1.688 autobuses y 22.639 de otro tipo.

Denuncias

Una buena enseñanza para conocer las señales y las normas de tráfico, y una actualización de los cambios que se incorporan, es fundamental para tener una buena seguridad al volante. También para evitar sanciones, uno de los aspectos desagradables de la conducción.

El año pasado, la DGT contabilizó 135.433 denuncias en la provincia, algo más del 35,5 % del total de Galicia -en la comunidad se contabilizaron 381.400 denuncias-. Son muchas, por más que suponen un pequeño descenso respecto al 2018, cuando habían sido 140.428 y 381.616 denuncias, respectivamente, según los datos que difunde la Dirección General de Tráfico.

Los centros para recuperar puntos del carné están a tope por el parón y las sanciones durante el estado de alarma

Los centros para recuperar puntos del carné de conducir en la provincia están a tope de trabajo. Influyen en el exceso de demanda el parón de su actividad al que se vieron obligados durante el estado de alarma, y los puntos que se perdieron por las sanciones durante ese período. Estos centros de sensibilización y reeducación vial funcionan en A Coruña y Santiago -dos en cada ciudad- y uno en Ferrol, Cee, Melide, Negreira, Carballo, Noia, Ribeira, Culleredo y Cedeira. En todos se imparten cursos para recuperación total o parcial de los puntos del carné de conducir,

«Se nota mucha más demanda de la habitual, porque en marzo, abril y mayo no se pudieron recuperar puntos, y esas personas que estaban en proceso de recuperarlos o pendientes de hacerlo quedaron para después, y se juntaron además con quienes perdieron puntos durante el confinamiento, pues también hubo sanciones y bastantes pérdidas», explica Jesús Cernadas, vicepresidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas en Santiago. «Supongo que será un incremento de demanda estacional, hasta que se regularice la situación. En estos centros no hay limitaciones a la hora de examinarse, ni para la recuperación parcial de puntos ni para la total», agrega.