La otra cara emprendedora de Ferrol

Juan y Veva invitan a observar la ciudad naval como un nido de oportunidades

A.U.
FERROL / LA VOZ

Arrancó más como una conexión emocional con la zona que como una firma empresarial claramente definida. Así lo explican Juan Pedreira y Veva Paisal, las dos figuras que apostaron por aunar su experiencia en el sector textil con su vinculación sentimental para crear La Premiere, una marca de tiendas de ropa centrada en lo local y, desde junio, también la cafetería que estrenaba la plaza de Armas. Sumados a Pablo Pedreira, hermano de Juan y tercer integrante del proyecto, el negocio tomó lo familiar como elemento central en la rutina y, con el tiempo, se ha convertido en parte del tejido empresarial que invierte en las calles aledañas a la casa consistorial. Ahora, también son testigos próximos de una cierta recuperación social alrededor de Ferrol centro. Por ello, Veva y Juan analizan la ciudad desde una visión optimista, dándole la espalda a la imposibilidad de escapar de la decadencia y mostrando otra cara de la urbe: la de su potencial emprendedor.

-¿Qué les llevó a abrir la primera tienda?

-Juan Pedreira: Pues siempre tuvimos ganas de hacer algo aquí por un tema de morriña. Teníamos experiencia en el sector textil, vimos un local que estaba muy bien y surgió la tienda en la calle Real. Empezamos con esa y, al cabo de un tiempo, vimos que había que hacer algo más. Se unió mi hermano al negocio, abrimos la segunda tienda en Odeón, y luego, la tercera, en la calle Galiano.

- Entonces, vieron que en Ferrol había necesidad de una tienda de ropa algo distinta. ¿O fue intuición?

-J.P.: Aquí hay necesidad de todo y oportunidades para todo. Pero Ferrol siempre tiene muy mala fama y, al final, todo el mundo habla y nadie hace nada nunca. Así surgió esta idea; viendo el potencial, cuando viajas por otros sitios, y comparando con todo lo que falta por hacer aquí.

-Desde el punto de vista del emprendedor, ¿qué ven en la ciudad?

-J.P.: El gran potencial que tiene, desde luego. Ahora, va a empezar a fabricar las fragatas, va a empezar con una carga de trabajo muy importante para, al menos, diez años. Lo que tenemos que hacer es estar preparados para que la gente consuma aquí. Cuando haya más potencial económico, ya tiene que haber antes hostelería, comercios y viviendas asentados, y que la gente pueda gastar aquí el dinero que ingresa, que no tenga que ir A Coruña o a otro sitio. Estamos muy anclados en el pasado, con mucha gente recordando lo que sucedió hace treinta años; hay que olvidarse de eso porque son contextos distintos. No había Internet, ni centros comerciales, ni tampoco la misma cantidad de dinero.

Veva Paisal: Es cuestión de creerse el potencial de la ciudad. Siempre se piensa que Ferrol nunca va a mejorar, pero tiene que hacerlo en algún momento. Debemos confiar más en lo que tenemos, en la calidad de vida y en la comodidad de la ciudad, que se presta a todo.

-¿Perciben una cierta revitalización en el centro?

-J.P.: Empieza a haber más gente joven. Desde que se abrió la plaza, notas que ha cambiado muchísimo la clientela. Hasta ahora, era algo más mayor y más conservadora, igual que en el centro comercial era más juvenil. E influye la nueva plaza, pero también las terrazas de Borsalino, Lusitania o el casino. Todo afecta a la experiencia final, que es tomar un café, dar un paseo y, luego, que haya la posibilidad de que te compren algo en la tienda.

-¿Qué ha sido lo más difícil de gestionar u organizar?

-J.P: Las previsiones, porque Ferrol no es una ciudad lineal. No sabes cómo va a reaccionar la gente. También influye que el sector textil ha cambiado y ahora es una montaña rusa, todo va a un ritmo mucho más rápido.

Rechazar la rumorología y acercarse a la especialización. Son los dos consejos que dan Veva y Juan para el emprendimiento local; alejarse de lo que la gente dice, obviando los rumores sobre precios y oportunidades de negocio en la zona, y especializarse en un producto concreto para destacar.

El impacto del covid-19 y las posibilidades de transformación con el comercio

El coronavirus postergó el estreno de su cafetería en la plaza de Armas, trasladándolo desde marzo hasta junio, pero también toda la planificación dentro de las tiendas. «Me acuerdo del momento: decidimos cerrar absolutamente todo y aún entraban cajas de ropa por la puerta. Cuando volvimos, seguían en el suelo, en el mismo sitio», explica Veva Paisal. También subraya el rol de la digitalidad y la página web de la tienda en el día a día, actuando más bien como un escaparate virtual que como un punto de venta concreto. El trato humano y personalizado, distinto al de las multinacionales del sector, se convierte en un factor diferencial. Veva hace hincapié, además, en la necesidad de adaptarse a un gusto local que no siempre encaja con las tendencias generales de la industria.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La otra cara emprendedora de Ferrol