La huella de las epidemias


He estado mirando en el atlas la extensión de la epidemia. No de la actual, sino de las de hace siglos. Porque las epidemias del pasado están impresas por todo el paisaje de muchas maneras. Se las encuentra en forma de capillas dedicadas a santos protectores en miles de iglesias europeas, o encarnadas en viejos palacios que un día fueron leproserías y hoy son edificios oficiales, o en islas malditas frente a algunas ciudades costeras que ya solo los historiadores locales recuerdan que albergaron lugares de confinamiento. He notado que en el País Valenciano, por ejemplo, las epidemias están marcadas incluso en el callejero de muchos pueblos y ciudades, cuyas vías principales están orientadas para que la brisa las recorra y las limpie de «miasmas», como decían entonces los higienistas.

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y accede a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

La huella de las epidemias