Una de cada tres personas de etnia gitana tiene problemas para pagar los recibos

Once mil personas participan en una encuesta de la Fundación Secretariado Gitano


Ferrol

Más del 40 % de las personas de etnia gitana han tenido problemas de acceso a la alimentación durante la crisis sanitaria. La razón: no tener dinero para comprar alimentos. Es uno de los resultados de la encuesta realizada a once mil participantes en los programas de la Fundación Secretariado Gitano para conocer cómo les está afectando la pandemia.

La crisis del covid-19 ha golpeado duramente al colectivo gitano. El 64 % de los encuestados ya estaban desempleados antes de la crisis sanitaria: solo el 14 % estaba trabajando por cuenta ajena, el 3 % por cuenta propia en la venta ambulante y un 19 % en la venta ambulante no regularizada o en la chatarra. Una situación de desigualdad y vulnerabilidad que se ha acrecentado durante la pandemia. El 34 % de los encuestados tiene dificultades para pagar la luz, el 31 % el agua, el 25,6 % el alquiler y el 25 % el gas. La situación laboral de dos de cada tres personas gitanas asalariadas ha empeorado: más de un tercio ha perdido su trabajo, otro tercio ha sido incluido en un ERTE y a un 12 % le han reducido la jornada.

El 37 % cree que se les está estigmatizando, ofreciendo una imagen negativa e injusta sobre la comunidad gitana en el contexto de la crisis del covid-19.

Educación

La crisis también ha golpeado a la infancia gitana. Casi un tercio de los niños no puede realizar las tareas o trabajos que les están enviando desde los centros educativos, la mayoría por no tener un equipo adecuado (58,8 %), y/o material escolar (48,7 %). Además, casi la mitad, aun teniendo medios, no avanza porque no entiende las materias y no tiene apoyo para solventarlo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una de cada tres personas de etnia gitana tiene problemas para pagar los recibos