Regreso al área sanitaria del 20 % de las consultas que se hacían antes de la crisis

En los hospitales los celadores vigilarán que se lleve mascarilla y se laven las manos


Ferrol / la voz

El pasado día 11 era el inicio de una nueva etapa para las consultas y algunas operaciones. La primera de un plan con tres fases que irá avanzando en la actividad asistencial cada quince días y siempre que los datos de contagios sigan siendo positivos. El pasito dado ayer supone recuperar menos del 20 % de la actividad, según una estimación de Silvia Rodríguez Dapena, la directora de los procesos asistenciales del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

«A primera hora hubo algún despistado pidiendo cita en algún ambulatorio, pero por lo demás no se han concentrado personas en las salas de espera, ahora solo esperemos que tengamos material de protección para todos, es nuestra máxima preocupación», contaba Antonio Otero, de la Confederación Estatal Sindicato Médico (CESM), tras recorrer varios servicios que ampliaban asistencia.

Celadores pendientes

La nueva etapa para las consultas lleva aparejada un sistema de control de la seguridad para que ningún paciente entre o salga de los espacios sanitarios sin haberse desinfectado las manos o sin mascarilla: «Habrá celadores en los accesos para velar por todo esto y para dar el material que sea necesario», asegura Silvia Rodríguez Dapena, que también han creado un sistema para que se coordinen las agendas de cada servicio que comparten espacios o pasillos.

Los coches se convierten en las nuevas salas de espera

La desescalada sanitaria implica una serie de cambios tanto para los profesionales sanitarios, que tendrán que coordinarse para dar citas cuando los pacientes puedan coincidir en salas de espera, como para los enfermos.

¿Qué hay que hacer para pedir una cita?

Lo mismo que durante las pasadas semanas, solicitarla por vía telemática o llamando por teléfono si hay síntomas que puedan ser compatibles con el covid-19. El paciente recibirá una llamada en la que un médico le preguntará por su estado y valorará si se trata de un caso que debe acudir a algún centro de salud. No obstante, desde el CHUF explican que la atención telefónica en los ambulatorios está dando tantos buenos resultados que se seguirá aplicando durante mucho tiempo. En el caso de las citas pendientes para especialistas del hospital la mecánica será la misma: los pacientes recibirán primero una teleconsulta para intentar evitar su paso por el centro hospitalario.

¿Y si hay que acudir al hospital o al ambulatorio?

Hay que acudir siempre con mascarilla, en el caso de que no se disponga de una, habrá una mesa en cada espacio hospitalario con todos los elementos para desinfectar manos a la entrada y la salida y para protegerse la cara con una máscara. En cada ambulatorio hay un coordinador que vela por estas medidas de protección y que coordina las agendas de cada médico o enfermero para que nunca coincidan demasiados enfermos a la vez. No obstante, las nuevas salas de espera son los coches, porque se instará a los pacientes a que esperen en sus vehículos o en el exterior del centro y solo accedan cuando se les llame por teléfono o instantes antes de su consulta. Siempre que se pueda es necesario acudir en solitario y hay itinerarios señalados en cada ámbito sanitario para personas que con dolencias respiratorias, que puedan ser potencialmente covid-19, y para el resto.

¿Cuando habrá operaciones, pruebas...?

Las que revistan riesgo de expectoración, como las espirometrías, tardarán más, el resto poco a poco en función de la necesidad.

La desescalada sanitaria implica una serie de cambios tanto para los profesionales sanitarios, que tendrán que coordinarse para dar citas cuando los pacientes puedan coincidir en salas de espera, como para los enfermos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Regreso al área sanitaria del 20 % de las consultas que se hacían antes de la crisis