Los especialistas de la uci: «Sorprende la brusquedad con la que empeoran los pacientes covid»

Los dos especialistas que tratan los casos graves han visto a pacientes de 42 años y sin patologías previas


Ferrol / la voz

Los dos médicos que han tenido que tomar las decisiones más trascendentales en las ucis del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol son Isabel Álvarez Diéguez, la responsable de las unidades cuidados intensivos, y el jefe de Anestesia y Reanimación, Francisco Castro Seoane. Ambos acumulan tres décadas de experiencia cuidando a pacientes críticos, pero reconocen que el covid-19 les ha supuesto un gran sacrificio tanto personal, como profesional.

«Hemos tenido pacientes graves de 42, el más joven, a 80 años y con una edad media de 60, pero la verdad es que ha caído gente mayor, gente joven y personas con patologías previas y sin patologías previas», precisa Isabel Álvarez, aunque su colega matiza que «aquellos que no tenían enfermedades crónicas preocupan más cuando caen graves, pero siempre son los que tienen más posibilidades de evolucionar mejor, nosotros no hemos visto ningún caso de una persona joven a la que le fuese mal». Los responsables de los dos servicios aseguran que han trabajado codo a codo y que siempre han dado prioridad a la información de las familias. «Se les llamaba todos los días», cuenta Isabel que incide en que como médicos, aunque apurados, nunca se han sentido solos con una situación nueva, que generaba sobresaltos constantes y para la que no hay estudios concluyentes sobre los mejores tratamientos. «Los enfermos graves suelen dar sorpresas y nosotros estamos acostumbrados a trabajar en el ámbito de los enfermos más críticos, pero en la uci sorprende la brusquedad con la que empeoran los pacientes covid y lo rápido que necesitan ventilación asistida cuando comienzan los episodios de insuficiencia respiratoria en la planta», explican dos profesionales que garantizan que en Ferrol nunca han faltado respiradores, personal o material.

«Todo el mundo ha tenido acceso al mejor tratamiento para su estado y lo ha tenido gracias al gran sacrificio de muchos trabajadores, de los celadores a los administrativos pasando por el personal de suministros, que siempre ha estado muy pendiente para que no nos faltase de nada y haciendo muchas horas extra», cuenta Castro Seoane.

«Tuvimos que correr para montar nuevos espacios, pero la uci de Ferrol ha respondido de forma excelente, esto se pudo hacer por la implicación del personal, incluso de profesionales que estaban en otras unidades más cómodas y no dudaron en volver para ayudar», cuenta la responsable de una zona de hospitalización sensible, donde las guardias se han intensificado para luchar contra el virus y seguir atendiendo al resto de pacientes.

 «Claro que es duro, es como vivir un doble confinamiento»

Los dos especialistas que trabajaron con enfermos de covid en la uci del CHUF han optado por vivir solos en esta pandemia. Tienen a sus familias en otras casas para evitar contagios y aún así bromean con el tema: «Somos los apestados del hospital, nadie nos quiere a su lado», ironiza Isabel Álvarez que coincide con Francisco Castro en que el regreso a casa está siendo difícil para ellos y para todos sus compañeros. «Claro que es duro, porque es como vivir un doble confinamiento, hay compañeros que llegan a casa y tienen niños pequeños a los que no pueden abrazar, es complicado», se sincera el doctor Castro mientras su compañera reconoce que echa de menos un simple abrazo. Sin embargo, cada jornada regresan a su casa para descansar en soledad y recomponerse para afrontar una nueva jornada que no solo tiene trabajo asistencial, sino de estudio e investigación ya que están en contacto con especialistas de todo el mundo para localizar nuevas soluciones de fármacos, cuidados o terapias.

Les preocupan las secuelas que deja el virus y la recuperación de los pacientes que tienen que afrontar los efectos secundarios de pasar por la uci, como estar inmovilizados; de haber tenido que someterse a una intubación y de una medicación muy fuerte para combatir la infección y estar sedados muchos días.

«Quedan aplastados»

«Los pacientes covid quedan aplastados, como si les pasase una apisonadora por encima», reconoce Castro y su compañera asiente y asegura que «a veces no son capaces de llevarse ni una tostada de pan a la boca, son como muñecos de trapo, por eso la labor de los fisioterapeutas es clave en su recuperación».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los especialistas de la uci: «Sorprende la brusquedad con la que empeoran los pacientes covid»