La obra en la piscina de Batallones se prolongará hasta junio

Manuel Arroyo Alves
Manuel Arroyo FERROL

FERROL CIUDAD

JOSE PARDO

Las instalaciones llevan cerradas más de cinco meses por la reforma de la Armada

04 mar 2020 . Actualizado a las 08:32 h.

Las obras de mejora en el pabellón de Batallones, en Esteiro, se demorarán más de lo previsto. La Armada, titular de las instalaciones, estimaba que los trabajos de modernización concluyesen este mismo mes y poner así la piscina de nuevo a disposición de los usuarios y del club Marina Ferrol, abierto a civiles con escuelas de natación, competición y waterpolo. Pero la obra en la zona de la piscina ha obligado a reajustar los plazos de finalización y, según fuentes oficiales, su entrada en funcionamiento se prevé ahora en el plazo de tres meses más. Esto es, en junio.

La actuación integral en el polideportivo se inició el pasado mes de octubre. Algunas zonas como el gimnasio, los vestuarios o la pista de parqué están a disposición del personal militar desde comienzos de febrero. No obstante, la actuación en la piscina -la de mayor relevancia por la complejidad de las tareas- se ha dilatado, obligando a la Armada a posponer su entrada en servicio. Actualmente las obras continúan y se acomete la instalación del sistema de extracción de aire, que se sumará a las medidas de eficiencia proporcionadas con la reforma.

Por dentro y por fuera

Los trabajos en el exterior hace semanas que son visibles. Consistieron en el reemplazo de toda la cubierta de la nave, que ahora también cuenta con nuevos ventanales. Las paredes, de las que ya se ha retirado el andamiaje, fueron pintadas íntegramente y las zonas exteriores fueron adecuadas acorde al uso de las instalaciones deportivas.

Por dentro se procedió al reacondicionamiento de los vestuarios, de la sauna y de las zonas de aparatos de musculación.

En cuanto al espacio propio de la piscina, que ocupa la parte trasera del pabellón, los trabajos de remodelación ya se preveían al inicio como los que más tiempo supondrían en el conjunto de la actuación. Su propósito, como se ha mencionado, es mejorar la eficiencia y las condiciones de la instalación. Y para ello se completó la sustitución de su cubierta y la reparación del vaso.

Así, y a fin de menguar la masa de agua a climatizar, se redujo su volumen -de los cerca de cuatro metros de máxima profundidad a los poco más de dos actuales- y se mejoró el recorrido de llenado y vaciado. Se eliminaron las fugas por las que se perdían unas diez toneladas de agua al mes y los accesos al interior de la piscina se modificaron con nuevas playas -revestimientos de los márgenes-.

Los técnicos acometieron también la revisión y saneado del falso techo y del sistema de climatización.

Al menos ocho meses

El inicio de las obras con las que ya se contaba para esta temporada se postergó cuatro semanas el pasado otoño. De cumplirse los plazos ahora fijados, serán ocho meses sin actividad en la piscina, de los que de momento ya van cinco.

El club Marina Ferrol utiliza la piscina de Batallones desde 1978. La entidad local tuvo que buscar alternativas para mantener la actividad durante el período de obras que, no obstante, se preveía menor.