La visita del «abuelo gris» a Ferrol

El Contramaestre Casado, bautizado en honor al héroe de guerra mugardés, de barco de contrabando a unidad de la Armada

Botado en Suecia en 1951, fue mercante frigorífico, barco de contrabando y carguero
Botado en Suecia en 1951, fue mercante frigorífico, barco de contrabando y carguero

Ferrol

Tantos usos como vidas en la mar tiene el buque de la Armada Contramaestre Casado (A-01) que le han otorgado no menos apodos. Desde «Abuelo gris» a «Contrabandista Casado» o «Sandokán de la Bahía», la silueta taciturna del mercante militar se aprecia estos días en la base naval de A Graña, adónde arribó el fin de semana para el transporte de material. Con base en el Arsenal de La Carraca (San Fernando, Cádiz), es el buque más veterano al servicio de la Armada —con la venia del Juan Sebastián de Elcano— y lleva el nombre del mugardés José Casado Ferreiro, distinguido como héroe en la guerra de Cuba y muerto en Ferrol a bordo del acorazado España por una estacha suelta al entrar en el dique el 20 de septiembre de 1915.

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

La visita del «abuelo gris» a Ferrol