El feísmo aún se resiste en Ferrol y Narón

Los Ensanches ferrolanos son el ejemplo de la arquitectura desordenada de los años 60

Las hermosas fachadas de los edificios de Rodolfo Ucha contrastan con los bajos comerciales abandonados y llenos de pintadas
Las hermosas fachadas de los edificios de Rodolfo Ucha contrastan con los bajos comerciales abandonados y llenos de pintadas

Ferrol

El término feísmo, acuñado hace unos años y referido solo a la arquitectura popular gallega, sigue generando controversia entre los propios profesionales del sector. Y es que, si bien inicialmente se relacionaba con paredes de ladrillo sin revocar, fachadas de gresite, edificaciones contrarias a la tradición del país o los típicos somieres cerrando fincas, en la actualidad se asocia con la imagen general de las ciudades y las zonas rurales.

En el ferrolano barrio de A Magdalena hay varios edificios a medio construir desde hace años
En el ferrolano barrio de A Magdalena hay varios edificios a medio construir desde hace años

Ferrol aspira a ser Patrimonio Mundial de la Unesco, con el extraordinario aval de su puerto natural, los arsenales militar y civil, las defensas costeras y el barrio histórico de A Magdalena, pero todavía está muy lejos de que se pueda decir que el feísmo ha quedado desterrado. Y es que las joyas arquitectónicas legadas por Rodolfo Ucha se entremezclan en el histórico barrio de A Magdalena con solares en ruinas, mallas verdes que se eternizan recubriendo fachadas para evitar la caída de cascotes y bajos comerciales en total abandono.

Inmuebles ruinosos llevan tiempo protegidos con mallas verdes desde hace años
Inmuebles ruinosos llevan tiempo protegidos con mallas verdes desde hace años

Las ruinas del barrio de Ferrol Vello tampoco contribuyen a la buena imagen que debería ofrecer la ciudad desde el puerto, si bien las administraciones están comenzando a trabajar en la rehabilitación de edificios, con la pretensión de implicar también a los inversores privados, pero es tarea de años. No obstante, algunos arquitectos, como es el caso de Carlos Andrés Ciruelos, aseguran que, más que feísmo, lo de Ferrol Vello es fruto de un abandono total de muchas décadas.

Profesionales del sector consultados por este periódico ponen el acento del feísmo ferrolano en los dos Ensanches, con la salvedad de «dos o tres calles que tienen gracia», según indica Ciruelos, asegurando que ambos barrios en su conjunto, «son irrecuperables». Los arquitectos lo atribuyen a la construcción desordenada de los años sesenta, cuando no había un criterio unificador establecido, y el resultado fueron los edificios de diferentes alturas, muchos de ellos levantados por particulares y con pocos medios, así como la proliferación del gresite en las fachadas, entre otros elementos ahora totalmente descartados, como la uralita.

La mayoría de los arquitectos salvan de la criba la carretera de Castilla, en la que, desde su punto de vista, se realizó una intervención «bastante interesante».

Los arquitectos señalan que en Narón hay una mejor planificación que en Ferrol
Los arquitectos señalan que en Narón hay una mejor planificación que en Ferrol

Por lo que respecta a Narón, los especialistas en arquitectura consultados señalan que la estructura de la zona urbana del municipio, centrada sobre todo en los barrios más poblados de A Gándara, Santa Icía y el Alto, está mejor organizada que en Ferrol y destacan «el movimiento de gente joven que hay en ese municipio». Se debe a que son núcleos de más reciente creación.

Esqueleto de un edificio que se eterniza en esa situación en la zona de Piñeiros, en Naron
Esqueleto de un edificio que se eterniza en esa situación en la zona de Piñeiros, en Naron

El arquitecto Pedro Garat asegura que los planes de urbanismo de ambos municipios están logrando combatir el feísmo, porque se está aplicando la normativa de forma estricta. A su modo de ver, el caso de los edificios ruinosos que se mantienen a lo largo de los años no es un concepto urbanístico, sino de legalidad, porque los dueños prefieren pagar las multas antes de vender o rehabilitar.

Un problema enraizado en la cultura del pueblo

El arquitecto ferrolano Joaquín Leal Rodríguez considera que el feísmo localizado en Galicia, que no existe en otras zonas, es la consecuencia directa de la especulación inmobiliaria y el enraizamiento del uso de la tierra en la cultura del pueblo.

«La legislación intenta regular la situación, para mitigar los efectos en los acabados y los materiales, pero eso no tiene un efecto inmediato», señala, añadiendo que, a su modo de ver, «es algo cultural y casi etnográfico». De ahí que, aunque desde el estudio de arquitectura se intente «aportar soluciones positivas, tratando de dar liebre por gato, el cliente siempre te pedirá lo del vecino, por lo que veo muy difícil que le logre acabar con el feísmo», apostilla Leal Rodríguez.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El feísmo aún se resiste en Ferrol y Narón