Galicia pierde a Javier Botas, un firme defensor del bien común

FERROL CIUDAD

VÍTOR MEJUTO

Con la muerte del empresario ferrolano desaparece una figura especialmente comprometida con el sector público y con quienes más ayuda precisan

20 ene 2020 . Actualizado a las 10:46 h.

Javier Botas, biólogo de formación y un auténtico enamorado de los espacios naturales gallegos -era un gran experto en el mundo de las aves-, fue, por encima de cualquier otra cosa, además de empresario, un firme defensor del bien común. Creía que servicios como el transporte público debían ser especialmente accesibles, sobre todo para las personas mayores y para quienes tienen problemas de movilidad. Estaba convencido de que la mejor de las maneras de existir es hacer cuanto uno puede por mejorar la vida de los demás. Su legado es el de un hombre extremadamente generoso. Por eso se le quería tanto. Y por eso, también, su recuerdo no se borrará jamás.

Los buses de Ferrol lucen crespones negros por la muerte de Javier Botas

Carmela López

La muerte de Javier Botas Piñón, a la edad de 65 años, causó una profunda conmoción en la comarca. Era el gerente de Tranvías Ferrol, la empresa que se encargó del transporte urbano en Ferrol, Narón y Neda desde agosto de 1924 hasta el pasado 31 de diciembre, cuando fue relevada por la actual concesionaria, Alsa. Los empleados de la compañía que Javier Botas dirigió los últimos años se integraron todos en la nueva concesionaria y en la despedida lo definen como «un buen jefe y una buena persona». Sus restos mortales fuerom incinerados ayer en la intimidad familiar en el tanatorio de Vilar do Colo, en Fene.

Seguir leyendo