El BNG de Ferrol resucita el debate del cambio de nombre de la plaza de Armas

La formación presentará al pleno de fin de mes una moción para rebautizarla como Concepción Arenal y otra para denominar la de España como Carvalho Calero


Ferrol

La polémica sobre el cambio de nombre de la plaza de Armas vuelve a estar sobre la mesa. Después de que la pasada semana se desvelase que el gobierno local tenía la intención de rebautizar este espacio como Concepción Arenal, y de que el alcalde, Ángel Mato, enfriase el debate tras una junta de portavoces en la que la cuestión se abordó sin mediar una propuesta formal y de forma tangencial a los actos del bicentenario de la ilustre ferrolana, el BNG ha decidido que la cuestión se aborde de forma oficial y pública en el pleno de este mes. La formación nacionalista presentará a las sesión ordinaria del día 30 una moción en la que pide el cambio de nombre para dedicarle el espacio más céntrico de Ferrol a la penalista y escritora ferrolana. Y otra para que la plaza de España pase a denominarse Carvalho Calero, en homenaje al intelectual y profesor ferrolano al que este año se le dedica el Día das Letras Galegas. 

 El portavoz municipal del BNG, Iván Rivas, defendió la necesidad de dedicar estos espacios públicos a «estas referencias intelectuais e culturais» y que, además, asegura, son «compartidas» en la ciudad. «Presentaremos dúas propostas diferentes, co cal ninguén se vai sentir condicionado por unha ou por outra», aseguró. Asegura que la iniciativa no supone apropiarse de la idea del gobierno local. «Non creo que as ideas sexan de ninguén», rebatió. «É hora de que abandonemos as palabras que despois non se concretan en nada, a política ten que ser máis que dialéctica», señaló, lanzando que «necesitamos un goberno que saia do seu ensimisamento e abandone a demagoxia das palabras baleiras». Además, incidió en la importancia de la propuesta sobre Carvalho Calero atendiendo a la «marxinación á que se someteu a esta personaxe durante tantos anos».

Mato: «Só se hai consenso»

Mato volvió ayer a defender que solo el consenso político de todos los grupos permitirían esos cambios de nombre. «A denominación de dous espazos emblemáticos da cidade en ningún caso pode transformarse nunha disputa política», advirtió. «O que nunca vou compartir é que algo que tiña que ser por consenso se convirta nun debate aberto que confronte diferentes opcións políticas». Destacó la importancia de los personajes «senlleiros» a los que se homenajeará este año y «para posicionarnos como goberno e eu como alcalde, ou hai consenso político ou unha festa como é a da cultura do 2020 na nosa cidade non se pode transformar nunha guerra política».

La pasada semana, el PP apelaba a que el regidor no había realizado ninguna propuesta formal sobre el cambio de nombre de Armas que «en nuestra opinión no debería ser la prioridad porque los temas estéticos no pueden ocupar más tiempo que los problemas de fondo de Ferrol», señalaba su portavoz, José Manuel Rey, que también aludía al consenso como única vía.

Por su parte, el portavoz de Ferrol en Común, Jorge Suárez, colificaba de «boa» la idea, pero criticaba la unilateralidad de la propuesta de Mato y abogaba por que se sometiese la decisión al Consello da Muller.

Voces a favor y en contra se levantaron en redes sociales. Y la Asociación de Vecinos A Magdalena, trasladó su malestar al alcalde, al que pidió que reconsiderase su postura y mantuviese el nombre que adquirió la plaza en el momento de su construcción, en 1807, y que se mantuvo a pesar de posteriores modificaciones.

La huella en la ciudad de los ilustres ferrolanos

Concepción Arenal cuenta actualmente con una calle en la ciudad -la anteriormente denominada calle del Hospital-, y su nombre lo lleva también el instituto situado en la calle Cuntis, conocido como Masculino. Además, una escultura la recuerda en el barrio de Esteiro, monumento que el gobierno local analizó trasladar a Armas, aunque finalmente abogaba por encargar una estatua de nueva factura para la plaza. En el lateral derecho del Ayuntamiento se encuentra además una placa que recuerda a Concepción Arenal donada por el Centro Galego de Buenos Aires con motivo del primer centenario de su nacimiento en 1920, y que es uno de los pocos elementos catalogados de la plaza.

Ricardo Carvalho Calero da nombre al centro cívico del Inferniño, a un IES de Caranza y cuenta con una calle en el barrio de Recimil. Además, las ruinas de la casa donde pasó su infancia, en la calle San Francisco, son de propiedad municipal y allí el Concello prevé, todavía sin fecha, rehabilitarla dentro de un proyecto para otorgarle usos culturales y sociales, además de la posibilidad de que uno de los edificios colindantes acoja un albergue de peregrinos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El BNG de Ferrol resucita el debate del cambio de nombre de la plaza de Armas