La fiebre de las rebajas llega a Odeón

El gigante de A Gándara se llena de compradores en la primera jornada de descuentos, mientras en Ferrol solo el pequeño comercio ha podido abrir por coincidir con San Xiao


ferrol / la voz

Puede que las compras por Internet hayan revolucionado los hábitos consumo, pero lo de irse de tiendas el primer día de rebajas -para ver, tocar y probarse una prenda antes de desenfundar la tarjeta de crédito- sigue teniendo su tirón. Y si no que se lo pregunten a Javier y Ana, una pareja de Narón que este martes no dudó en madrugar para hacerse con varios artículos a los que ya habían echado el ojo hace varios días en la tienda de Massimo Dutti de Odeón. «¿Que si vale la pena esperar por las rebajas? Pues claro que merece la pena, porque el ahorro es importante. Hoy casi nos llevamos 500 euros en compras, entre ellas un abrigo que costaba 349 euros por solo 199 y otro que estaba a 199 por 129», comentaba ella cargada de bolsas a la salida de la tienda.

Aunque algunas firmas del gigante comercial de A Gándara ya comenzaron con los descuentos el pasado 2 de enero -entre ellas, Mango, H&M, La Première, Kiko o Springfield-, otros muchos establecimientos y todas las tiendas de Inditex no dieron el pistoletazo de salida a las rebajas hasta este 7 de enero, lo que provocó que Odeón ofreciese hoy, nada más abrir sus puertas, una estampa más propia de un sábado por la tarde que de un martes por la mañana.

Todas las firmas del grupo de distribución que comanda Amancio Ortega adelantaron la apertura a las 9.30 horas, con la excepción de Oysho, que lo hizo como siempre, media hora después. «Cuando subimos la persiana ya había gente esperando para entrar y poco después ya teníamos cola en la caja. Los más madrugadores vienen a tiro fijo, para comprar prendas que ya tienen fichadas desde hace días, y también viene mucha gente que quiere cambiar regalos de Reyes porque no les van bien de talla», comentaba a media mañana Tatiana, una de las dependientas de la tienda.

También satisfecho con la afluencia de público se mostraba Pablo Pedreira tras el mostrador de La Première, donde el cartel de rebajas lleva ya colgado desde el pasado 2 de enero. «A nosotros lo de adelantar las rebajas nos parece muy positivo, porque en estos primeros días de enero los descuentos nos han ayudado a incrementar las ventas para Reyes, y ahora que ya los ofrece todo el mundo, nos estamos beneficiando del efecto llamada de las grandes cadenas. Aquí no tenemos las colas que hay en Zara, pero el que va allí luego pasa por aquí y puede picar algo».

Y mientras Odeón está siendo un ir y venir de gente durante todo el día, la vena comercial no palpita con tantos bríos en el centro de Ferrol, donde solo han podido abrir sus puertas pequeños establecimientos, ya que el Concello no solicitó el permiso necesario para que lo hiciesen también las grandes cadenas y superficies, al coincidir el inicio de las rebajas con la festividad local de San Xiao.

Fuentes municipales indicaron que la autorización no se pidió porque solo hubo dos grandes firmas que solicitaron abrir el 7 de enero en Ferrol: el supermercado Alcampo y Aki. Además, la decisión se tomó tras consultarlo con los sindicatos.  

«No me quejo, pero si abriésemos todos sería mejor»

Beatriz Antón

La festividad de San Xiao ha impedido que en Ferrol puedan abrir sus puertas las tiendas de grandes cadenas y multinacionales, pero sí lo han hecho, en cambio, un buen puñado de pequeños comercios que no quieren desaprovechar el gancho del primer día de rebajas. «Para nosotros está siendo una buena jornada de ventas, pero es una pena que el Concello no haya solicitado el permiso de apertura especial para las grandes cadenas, porque eso ayudaría a que la gente se quedase en Ferrol y no se marchase de compras a A Coruña o a otros municipios de la zona», comentaba al filo del mediodía Daniel García Nores desde la zapatería Vicky Nores, uno de los establecimientos de A Magdalena que ha optado por funcionar con normalidad en la festividad del patrón de Ferrol.

Muy cerca de allí, también en la calle Real, la responsable de La Tienda de Carol, Carolina Díaz Rodríguez, expresa esa misma opinión. «Si vas al mercado, quieres variedad: poder comprar carne, pero también pescado, fruta o pan. Pues con esto pasa lo mismo: si solo abrimos unos pocos no hay variedad y la gente no se anima tanto a bajar al centro. Yo no me quejo, porque están entrando clientes y ya he tenido varias ventas, pero si abriésemos todos el balance sería todavía mejor».

Una de las personas que hizo sonar la caja registradora de La Tienda de Carol en su primer día de rebajas fue Julia, una vecina de Ferrol que a media mañana salió de allí con un plumífero «muy calentito y a muy buen precio». «Me gusta comprar en el comercio local, porque mis padres tuvieron establecimientos de ropa y hostelería y sé lo que cuesta mantener un negocio, pero también entiendo que haya tiendas que no abran hoy, porque el personal necesita descansar», comentaba Julia tras la adquisición.

Y en la calle Dolores, las responsables de Dolores Lola, Lola y Chus Sanmartín, no ocultaban su desánimo. «La gente dice que le gusta vestir diferente y comprar en las pequeñas tiendas del centro, pero luego llegan las rebajas y todo el mundo va a las mismas cadenas para comprar la misma ropa. Al final parece que a la gente le gusta vestir igual».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La fiebre de las rebajas llega a Odeón