Julia Uceda recibe el Premio Internacional de Poesía García Lorca

FERROL CIUDAD

José Pardo

"No lo esperaba, como nunca he esperado premio alguno", dice la escritora sevillana afincada en Ferrol

12 dic 2019 . Actualizado a las 18:33 h.

«El Premio Lorca ha sido una sorpresa para mí —dice la escritora Julia Uceda—. Una sorpresa y, por supuesto, una alegría. No lo esperaba, como nunca he esperado premio alguno. Y lo agradezco muchísimo —añade—, sobre todo tras haber sabido que el jurado acordó concedérmelo por unanimidad. Que te concedan un premio es algo muy agradable, aunque la verdad —ironiza— es que yo jamás he corrido tras ellos, ni he hecho nada para que me los diesen...». La escritora andaluza (nació en Sevilla, en el año 1925) afincada en Ferrol, una de las grandes voces de la poesía en lengua española, está agradecida por este nuevo galardón internacional, e insiste en recalcarlo. Pero, al mismo tiempo, su voz desvela la melancolía que la envuelve, una melancolía que no está muy lejos de la tristeza: «¡Si por lo menos Rafael estuviese aquí....!», dice una y otra vez, recordando a su marido, el prestigioso médico siquiatra con el que compartió su vida y cuyo fallecimiento, además de sumirla en un profundo dolor, cambió para siempre su manera de habitar el mundo.

«Pienso en su vida trágica»

«¿En qué pienso ahora? ¿En este mismo instante, quieres decir? Pues, como ya te he dicho, pienso en Rafael, por supuesto. Y también —confiesa— pienso en Federico García Lorca. En su vida trágica. En lo trágico de su destino. En que no se sepa dónde está ahora. Pienso en todo eso».

Julia Uceda sigue escribiendo. «Por supuesto que escribo. Nunca he dejado de escribir. Lo que pasa es que escribo sin prisas. Ahora estoy revisando algunos poemas que todavía son muy recientes, versos que he escrito hace poco». Vive en el valle de Serantes, rodeada de libros y de recuerdos. Un valle, literario como pocos, que no solo es hoy el hogar de una de las más grandes escritoras españolas, sino que ya le dio al mundo un Premio Cervantes —Gonzalo Torrente Ballester, que nació allí mismo—, y un Premio Nacional de Literatura Infantil, Juan Farias, que nació allí también. Llueve con extraordinaria fuerza.