El Marina, más de cuarenta años enseñando a nadar a los ferrolanos

El club , que nació en el año 1978 al amparo de la Armada, tiene sus puertas abiertas a todo el mundo


Ferrol / La Voz

El Marina Ferrol es uno de los clubes de natación con más solera en la comunidad gallega. Nació en 1978 por iniciativa del doctor José Rioseco López, capitán médico en esa etapa. Un año antes, la Armada había construido la primera piscina climatizada de la ciudad, una instalación de lujo para la época. Rioseco, un amante de este deporte, vio la posibilidad de aglutinar a los nadadores de Ferrolterra en un club. Fue la semilla de la natación ferrolana, desde entonces, la entidad no ha parado de crecer fruto del trabajo de mucha gante, entre los que destaca Carlos Bremón, durante años, Alma Máter de esta institución. El trabajo fue impecable y pronto llegaron los primeros éxitos, como el de Víctor del Río, que logra un récord de España y varias medallas en campeonatos nacionales. Amaia Foces, Javier Paz, Andrés Lourido, Carlos Touriño, Juan Fernández Porto, Antonio González, Felipe López, Jorge Espinosa, Víctor Otero son solo algunos de los nadadores que prestigiaron el club en estos primeros años y que consiguieron que fuera considerado como uno de los mejores de Galicia.

El abogado Fernando Bustabad Ferreiro (Ferrol, 48 años) es el presidente de la entidad desde noviembre del 2014. Trabajador incansable, con el apoyo de su junta directiva, ha buscado, de una forma decidida, garantizar el futuro de la entidad y que pueda seguir creciendo en las mejores condiciones posibles. «Nacimos al amparo de la Armada —explica—, en 1978 el Marina era un club militar. A lo largo de los años, se ha ido desafectando de esa vinculación militar y hoy el día somos cien por cien civil. Tenemos una concesión para utilizar la piscina de Batallones, a la que puede acudir cualquier persona civil, aunque no tenga parentesco alguno con personal militar o de las fuerzas de seguridad».

Bustabad destaca que la construcción de la piscina de Batallones fue la clave de todo. «No solo posibilitó que naciera el club, sino que además propició que el Marina Ferrol fuera considerado como uno de los mejores clubes de natación de España, con numerosos títulos nacionales, tanto individuales como de relevos. Nosotros, en cuanto a resultados deportivos, no estamos a la altura de aquella primera etapa, aunque todo volverá. El futuro yo creo que es realmente prometedor».

Obras en la piscina

La entidad goza de buena salud, se trabaja duro para cuidar a los nadadores. «El club está en un gran momento, en todos los sentidos —destaca Fernando Bustabad—, desde el pasado mes de octubre la piscina de Batallones está cerrada, debido a que se están llevando a cabo obras de muy importante calado, desde la sustitución total de la cubierta, ventanales, adecuación de los cuartos de baño, rehabilitación del vaso y de la playa de la piscina. Esperamos que en enero próximo ya finalizarán las obras y supondrá, en la práctica, como estrenar una nueva piscina. La Armada no abandona las instalaciones, al contrario, ha invertido para modernizarlas, lo que significa que cuentan con ella para el futuro. Por lo que nosotros también salimos beneficiados, así como otros clubes de la ciudad a los que la Armada permite disfrutar del pabellón polideportivo de Batallones. La familia que formamos el Club de Natación Marina Ferrol solo podemos estar agradecido a la Armada, si no se llegan a afrontar estas obras de rehabilitación, la piscina iba a dejar de funcionar. La Armada es la única entidad en la que el Marina puede confiar en el sentido de que no nos va a dejar tirados. En la medida de sus posibilidades siempre hizo todo lo posible por ayudarnos».

Medio millar de socios

La entidad cuenta en la actualidad con 465 niños en sus escuelas y 161 licencias de nadadores federados. Además, está la sección de waterpolo con 44 fichas. Para tanta gente, el club necesita instalaciones, de ahí que buscara soluciones. «Está abierto el proceso de concurrencia para utilizar la piscina Javier Gómez Noya —explica Bustabad— y por primera vez el actual Gobierno Municipal tuvo la valentía de sacarlo en concurrencia pública, para escuelas y clubes federados, una piscina que estaba desregulada y fuera del control y competencia del Concello. Nosotros nos hemos presentado, ya que necesitamos calles para entrenar. Por lo tanto, a partir de enero, el Marina ofrecerá a sus socios y nadadores el desarrollo deportivo en tres piscinas diferentes, la de Batallones, la del pabellón Javier Gómez Noya y la Centieiras de Fene. Las tres son necesarias, en nuestro proceso de crecimiento».

El Marina maneja un presupuesto que supera los 200.000 euros, que es lo que se necesita para mantener el club. En su mayor parte se cubre con cuotas de los socios. «Todos los técnicos y monitores están contratados —dice Fernando Bustabad—, tienen su Seguridad Social, su título, etcétera. Todo está regulado. Son nueve personas contratadas, entre entrenadores, monitores y personal de oficina. En los últimos tiempos premiamos a nuestros nadadores con pequeños contratos para dar clases, así ganan su primer euro en el club. Les damos una salida laboral de cara al futuro, por si después quieren ser entrenadores o socorristas, que hay una gran demanda».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El Marina, más de cuarenta años enseñando a nadar a los ferrolanos