La última travesía del antiguo Chilreu, hacia su funeral en Gijón

Remolcan el buque desde la base de A Graña hasta el puerto asturiano de El Musel, donde será desguazado

Entrada del Chilreu en el muelle de El Musel
Entrada del Chilreu en el muelle de El Musel

Ferrol

El antiguo patrullero de altura de la Armada Chilreu completó ayer su última travesía. Remolcado por el Sella, de la flota de la asturiana Seamar, abandonó la tarde del jueves, en torno a las 17 horas, el muelle de la base de A Graña donde permanecía amarrado desde el pasado verano a la espera de que la empresa adjudicataria de su desguace se hiciese cargo de él. La firma DDR Vessels, con sede en el puerto gijonés de El Musel, adquirió el buque en subasta pública, después de que la primera quedase desierta.

Por las casi mil toneladas de hierro y acero, el órgano estatal encargado de las enajenaciones fijó un precio de salida de 83.635 euros. Ni la otra empresa postora, la coruñesa Francisco Mata S.A., ni DDR pusieron esa cantidad sobre la mesa. Pero fue la compañía asturiana la que se llevó el buque en los siguientes tramos de la subasta, al desembolsar 63.875 euros.

El traslado

La segunda puja por el Chilreu se oficializó el pasado mes de marzo tras la fallida en mayo del 2018. Resuelto en junio de este año el procedimiento por la Junta Secundaria de Enajenaciones, el buque fue trasladado de los muelles del Arsenal para disponer de mayor espacio y maniobrabilidad para las unidades en activo. Así, en su provisional amarre de A Graña, la empresa adjudicataria preveía que entre finales de julio y principios de agosto se llevaría el otrora patrullero, dado de baja en el 2012.

Operativo postergado

La operación fue postergada hasta septiembre. Luego a octubre. Fuentes de la compañía indican que el retraso vino motivado por la cantidad de gestiones realizadas, tales como el proyecto de estabilidad; el plan de remolque; la disponibilidad del remolcador; la inspección subacuática o el sellado total para la travesía. Una serie de procesos largos que, sumados a los temporales de las últimas semanas que mantuvieron la mar en estado impracticable para desarrollar la tarea, causaron el retraso del operativo.

Arrastrado por el remolcador Sella, el Chilreu enfiló tras casi un día de travesía el puerto gijonés, con unas horas de retraso según los planes iniciales debido a las condiciones marítimas.

El desguace

El desmantelamiento del barco se realizará por fases y, una vez iniciado, se prolongará durante unas ocho semanas.

Las tareas iniciales se desarrollarán con el buque a flote. Consistirán en la eliminación de la estructura superior. En el siguiente paso, ya en seco, se acometerá la separación y tratamiento de los elementos que componen el casco y la quilla, así como los líquidos contaminantes.

DDR Vessels estima que recuperará unos 967.000 kilos de hierro y acero; 10.000 kilos de cobre y bronce y 5.000 de aluminio. El destino de esos materiales será de nuevo la cadena de producción, como acerías y grandes hornos.

Será el segundo buque a desguazar en la planta de El Musel. Según explica Jesús Picatto, CEO de DDR Vessels, «la llegada de este segundo buque consolida este proyecto empresarial, que sitúa al Principado de Asturias a la vanguardia en la descontaminación sostenible».

Concebido como buque arrastrero a finales de los ochenta, el Chilreu (P-61) pasó a manos del Gobierno en 1992. Fue botado el 2 de mayo de 1988 en el astillero Naval Gijón como pesquero y bajo la denominación de Pescalonso, hasta que se transfirió a la Secretaría General de Pesca marítima, que lo rebautizó y acondicionó como patrullero.

Con 68 metros de eslora, sus principales cometidos eran la vigilancia, inspección y apoyo de la flota pesquera en aguas nacionales e internacionales.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La última travesía del antiguo Chilreu, hacia su funeral en Gijón