La fragata Méndez Núñez cierra el círculo

Manuel Arroyo Alves
Manuel Arroyo FERROL

FERROL CIUDAD

El Arsenal acogió una calurosa bienvenida a la dotación de la F-104, elogiada por la ministra de Defensa al completar un despliegue de siete meses y la vuelta al mundo

28 nov 2019 . Actualizado a las 17:41 h.

Hollín hasta el mástil y marcas en el casco. Es la huella visible del largo despliegue al que puso fin la dotación de la fragata Méndez Núñez, la F-104.

Fueron más de siete meses lejos de su base del Arsenal Militar. Allí mismo aguardaban por la mañana los familiares de la dotación el ansiado desembarco, que se produjo en tromba tan pronto como finalizó el discurso a bordo de la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles.

En ese largo despliegue, uno de los más exigentes de los últimos años para las fragatas de la Armada, la Méndez Núñez circunnavegó el planeta. Primero como buque escolta del portaviones estadounidense USS Abraham Lincoln. Después, en solitario y con motivo del quinto centenario del hito marino de Elcano y Magallanes. Regresa con unas 50.000 millas bajo la quilla (90.000 kilómetros) y 15 puertos visitados en 12 países bajo el mando del capitán de fragata Antonio González-Tanago, «un excelente embajador de España», en palabras de la ministra.