La fragata Méndez Núñez cierra el círculo

El Arsenal acogió una calurosa bienvenida a la dotación de la F-104, elogiada por la ministra de Defensa al completar un despliegue de siete meses y la vuelta al mundo


Ferrol

Hollín hasta el mástil y marcas en el casco. Es la huella visible del largo despliegue al que puso fin la dotación de la fragata Méndez Núñez, la F-104.

Fueron más de siete meses lejos de su base del Arsenal Militar. Allí mismo aguardaban por la mañana los familiares de la dotación el ansiado desembarco, que se produjo en tromba tan pronto como finalizó el discurso a bordo de la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles.

En ese largo despliegue, uno de los más exigentes de los últimos años para las fragatas de la Armada, la Méndez Núñez circunnavegó el planeta. Primero como buque escolta del portaviones estadounidense USS Abraham Lincoln. Después, en solitario y con motivo del quinto centenario del hito marino de Elcano y Magallanes. Regresa con unas 50.000 millas bajo la quilla (90.000 kilómetros) y 15 puertos visitados en 12 países bajo el mando del capitán de fragata Antonio González-Tanago, «un excelente embajador de España», en palabras de la ministra.

Reencuentro en el muelle

Centenares de familiares y allegados desplegaron globos y pancartas antes de fundirse en abrazos tras el acto protocolario. La ministra se detuvo allí a su llegada porque «queríamos dar nuestro cariño a las familias que han estado siete meses y medio sin ellos». En tierra, pequeños que no habían nacido a la salida de la fragata, el 11 de abril; mensajes de cariño a brocha gorda y móviles que echaban humo. Arriba, en cubierta, una ola de brazos y emoción contenida, en cierta medida. En este tiempo, 232 días, la dotación votó desde la distancia hasta en dos citas electorales y surcó el Atlántico, el Índico y el Pacífico. En lo estrictamente militar, el «despliegue cooperativo» llevó a cabo diversas operaciones en el Mediterráneo antes de que el grupo de combate se trasladase al mar Rojo, golfo de Adén y mar Arábigo. El 14 de mayo, la F-104 se separó de la flota de EE.UU. —debido a la escalada de tensión entre Washington y Teherán— y efectuó tres patrullas en aguas del Golfo de Adén y en el Mar Arábigo. Tras varias semanas estancada en esa zona, el 27 de julio se inició la siguiente fase de su despliegue, navegando en sentido Este, realizando operaciones navales en la mar con escalas en puerto con los cometidos de efectuar diplomacia de Defensa y apoyo a la industria nacional, al tiempo que conmemoraba la expedición de los citados marinos españoles en 1519.

Según informa la Armada, la fragata se hizo a la mar con 214 efectivos, y regresa con 208, aunque fueron en total unos 250 militares los que participaron en el despliegue, debido a relevos por diversos motivos personales.

El comandante de la F-104, González-Tanago, saluda a la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, a su llegada al Arsenal
El comandante de la F-104, González-Tanago, saluda a la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, a su llegada al Arsenal
Margarita Robles: «Era de justicia estar hoy aquí para agradecer el trabajo realizado»

La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, presidió el acto oficial de bienvenida con un breve discurso a la dotación y su comandante a bordo. Robles trasladó el «reconocimiento y gratitud a toda la dotación y al comandante, que ha llevado el nombre de España por todo el mundo» y señaló que «era de justicia estar hoy aquí, en Ferrol, para agradecer el trabajo realizado, en misión de paz, defendiendo y representando a España como solamente la Armada sabe hacer». «No ha habido incumplimiento alguno, la primera parte se hizo con EE.UU., luego cambió el sentido de la misión», aseguró.

González-Tanago: «El buque podría salir mañana a navegar otra vez si hiciese falta»

El comandante de la Méndez Núñez, el capitán de fragata Antonio González-Tanago elogió la calidad de su dotación y la del buque: «Las F-100 son un exponente magnífico de la exportación naval española y hemos podido mostrar orgullosos nuestra bandera y nuestros barcos por todo el mundo».

En cuanto al personal que integra la dotación, González-Tanago mostró su satisfacción: «No tengo palabras para expresar la calidad y el trabajo de la dotación. Han sido extraordinarios. El buque viene aquí listo, podría salir mañana a navegar otra vez si hiciese falta». Sobre la reasignación de la misión el comandante aseguró que la dotación «lo asumió perfectamente».

«Estábamos pendientes de las noticias a todas horas»

A sus 23 años, el marinero de origen cántabro Álvaro Núñez ya puede decir que ha dado la vuelta al mundo.

Como miembro de la dotación de la Méndez Núñez, fue para él el primer despliegue. Un bautismo de los exigentes, con un total del 296 días fuera de su base teniendo en cuenta la actividad previa a la integración en la fuerza naval encabezada por la US Navy.

Como marinero, Álvaro se tomó con «ánimo y paciencia» el impás en el que se vio envuelta la misión inicial de la fragata, cuando fue apartada por orden del Gobierno del grupo de combate. Su familia —de madre cántabra y padre madrileño— reconoce la «inquietud» con la que sobrellevó estos meses, especialmente cuando no había posibilidad de comunicación: «Estábamos pendientes de las noticias a todas horas por si hablaban de la F-104». Su hermana y sus abuelos maternos también acudieron a recibir al joven, que ahora tendrá unos días de descanso en su localidad, la villa cántabra de Santoña.

Fin de ciclo

Toda la dotación del buque tendrá ahora un período de descanso, mientras la Méndez Núñez ultima el fin de ciclo operativo de dos años.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La fragata Méndez Núñez cierra el círculo