Canido tendrá el párking disuasorio que el gobierno de Ferrol rechaza

El alcalde asume el proyecto en una parcela por la que el Concello paga desde el pasado año un alquiler de 900 euros


Ferrol

Es un aparcamiento frente al que está «radicalmente en contra», porque «nin é disuasorio», «nin aparece recollido en ningún plan de mobilidade nin no plan xeral e está plantexado en solo urbano non consolidado». Pero pese a todo ello, el alcalde, Ángel Mato, anunció ayer en Radio Voz Ferrol (105,4 FM) que el estacionamiento propuesto en Canido se llevará finalmente a cabo, después de que PP y Ferrol en Común unieran esfuerzos en el último pleno, y quince votos de veinticinco, para poner contra las cuerdas al gobierno local y forzar su ejecución.

Mato no se resistirá. Y asume ya que sacará adelante una intervención que requerirá la inversión de unos 132.000 euros para su urbanización, que había quedado pendiente de contratación en el anterior mandato. Lo hará en una parcela alquilada desde el pasado año a un particular y por la que se paga desde entonces un renta de 900 euros al mes, aunque por el momento el solar carece de uso. Y la maleza ha vuelto a invadirlo por completo, despertando las quejas de vecinos y negocios próximos.

«É evidente que non é o noso proxecto», declaró el alcalde, defensor de una intervención más ambiciosa y, sobre todo, definitiva en el cercano acuartelamiento del Sánchez Aguilera. Pero «ese aparcadoiro se tramitará, aínda que eu teño moitísimas dúbidas e ese non é o meu plantexamento para unha cidade». Argumenta que «teño que respectar os acordos que haxa no pleno», pese a que no los comparta y a que, advierte, el futuro de esa parcela está todavía pendiente de una decisión judicial. «A ese pleno foise coa intención de darlle un revolcón ao goberno, era o único que se pretendía», espetó. De hecho, no es el único tema que tendrá que asumir en contra de su voluntad.

La residencia será en O Boial

Después de lo sucedido en el pleno, Mato da por hecho que la residencia de mayores se construirá en O Boial, en detrimento de su apuesta, O Bertón: «Ese tema está decidido», zanjó. Pese a preferir esta última ubicación, por su situación más céntrica y cercana a todo tipo de servicios, más cómoda, esgrimió, acata lo votado. Y avanzó que «tardaré lo menos posible» en retomar de nuevo el proyecto en su nueva situación. No obstante, «mucha prisa no debe tener la conselleira», deslizó en alusión a la titular de Política Social, Fabiola García, con la que al alcalde dijo haber hablado en cinco ocasiones sin que hubiese hecho alusión alguna a la preferencia por O Boial, expresada por su antecesor, el portavoz del PP en Ferrol, José Manuel Rey Varela, ni al informe que este esgrimió en el pleno, que valoraba las distintas ubicaciones propuestas. Pero ante esto, «yo tengo la opción de decir: o no hay residencia para mayores en Ferrol o se coloca en O Boial», expuso. «Y si esa es la tesitura que tengo como alcalde, naturalmente yo no soy tan irresponsable como para no ser consciente de la necesidad que hay de una residencia para mayores», apostilló.

Ahora será preciso reiniciar el expediente y el Concello tendrá que volver a solicitar a la Xunta un nuevo convenio con la parcela de O Boial, además de recabar de nuevo los informes precisos, antes de someter de nuevo al pleno la decisión. «Me parece un poco indigno que nadie sea consciente que los usuarios, los familiares y los trabajadores van a tener más dificultades ubicando este centro de mayores en una parcela o en otra», lamentó.

Mato es consciente de la nueva dinámica instalada en la política municipal: «El PP, Ferrol en Común y el BNG van a poder doblarle el pulso al gobierno tantas veces como quieran», asume. «Me resistiré, pero tengo ocho concejales, es una cuestión de aritmética», señaló.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Canido tendrá el párking disuasorio que el gobierno de Ferrol rechaza