Fin de ciclo para dos clásicos del centro de Ferrol

Cambios en el comercio del centro


No hay relevo generacional en los establecimientos del centro y da la impresión de que se termina un ciclo, sin que se vislumbre solución de continuidad. El próximo día 8 de diciembre, María del Carmen Gabeiras Castro cierra por jubilación su floristería. Flores Marián baja la persiana de su establecimiento en la calle Magdalena 62 tras muchos años compartiendo, como dice Mari Carmen, muchas alegrías y también alguna tristeza con los clientes de este negocio. Lo fundaron sus suegros, Marián y Fernando, y con él continuaron en los desaparecidos bajos de la plaza de Armas, ella y su marido Juan Carlos Rodríguez Teijo. Mari Carmen es a quien ahora le llega la jubilación, tras 41 años de trabajo. Esta florista se emociona al recordar todo lo vivido. Una floristería, dice, «es como el ciclo de la vida, haces trabajos florales y adornos para el que nace, la comunión, la boda, los aniversarios, las celebraciones especiales y también para despedir a los seres queridos». Mari Carmen, cuya flor preferida es la margarita, reconoce que el negocio florista ha cambiado mucho, tanto que, de un tiempo a esta parte, se sorprende de pedidos que le llegan a través de Interflora de clientes de Ferrol que compran por Internet, a pesar de tener la tienda que le va a hacer el trabajo a pie de su casa. Pero esa es otra historia, así que ahora, a disfrutar.

También se jubilan

Otro que baja la persiana de su establecimiento es Francisco López Veloso. El día 31 de este mes será el de la despedida definitiva de Olmo Mobiliario en la calle Galiano 45. Francisco, que iba para médico, y dejó sus estudios para dedicarse al negocio familiar vinculado al mundo de la pastelería. De hecho, antes de montar el actual comercio, trabajó en el obrador de la también desaparecida confitería pastelería La Suiza, en la calle Real, junto a sus hermanos. Con su mujer, Francisco montó en 1986 Olmo, en un pequeño bajo en Galiano 69, dedicado a artesanía y regalo. Eran buenos tiempos y al pequeño Olmo le creció una Raíz. En el sótano contiguo comenzó el negocio orientado a mueble rústico, que en 2002 se trasladó a Galiano 45, ya con el nombre de Olmo Mobiliario. Allí han trabajado en estos últimos 23 años un tipo de mueble, de esos que, apunta Francisco, «dicen los clientes que no se acaban nunca». Francisco y su esposa, Carmen López Piñón, se despiden liquidando existencias con descuentos de hasta el 50 % en muebles y complementos para el hogar. Otro bajo de Galiano que dejará de aportar luz a una calle en fase de jubilación.

Visitando el patrimonio

Los jubilados que participan de las actividades de la UNED Sénior de Xestoso, en Monfero, se fueron esta semana de excursión a visitar el Museo das Mariñas en Betanzos. Allí pudieron ver el ara romana que fue descubierta en el 2000. El párroco de Xestoso, Luis Rodríguez Patiño, que acompañaba a los alumnos de la sénior, mantiene que esa pieza estaba originalmente en el atrio de Santaballa, en Monfero y ya en su día reclamó que se quedara en su ubicación original en Xestoso o en el museo de la Catedral de Mondoñedo, por pertenecer Xestoso y Monfero a la diócesis Mondoñedo-Ferrol. Pero la justicia, tras años de disputa, se lo entregó al Museo de Betanzos, en donde pudieron verla esta semana los alumnos de la Sénior.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Fin de ciclo para dos clásicos del centro de Ferrol