«En los burdeles hay cautiverio, pero todo el mundo mira para otro lado»

BEATRIZ ANTÓN FERROL / LA VOZ

FERROL CIUDAD

XOÁN CARLOS GIL

La cineasta Mabel Lozano presentó ayer en Ferrol un documental en el que destapa la «trastienda» del negocio de la prostitución

17 oct 2019 . Actualizado a las 12:02 h.

Miguel el Músico fue uno de los grandes artífices de la trata en España. Dueño de más de una decena de macroburdeles, durante años captó, alquiló y esclavizó sexualmente a más de 1.700 mujeres. Por todo ello el fiscal pidió que pasase 27 años entre rejas, aunque finalmente solo lo condenaron a tres. Luego salió, dio un cambio radical a su vida y accedió a que la cineasta Mabel Lozano lo entrevistase durante dos años. De aquellas conversaciones nació primero un libro, El proxeneta, y más tarde un documental homónimo en el que la realizadora, a través del testimonio del Músico, destapa la «trastienda» del despiadado negocio de la prostitución. Ayer estuvo en el campus de Ferrol para presentar la película, en el marco de las jornadas Violencia (s) contra as mulleres. Sensibilización e acción.

-¿Por qué era necesario este documental?

-Lo extraordinario y novedoso de esta película es que la historia no la cuento yo, sino que la cuenta el Músico en primera persona. Es un testimonio único y que arroja mucha luz, porque habla de cómo funcionan los prostíbulos por dentro, de los testaferros, del blanqueo de dinero, de por qué no se cierran los clubes... Habla de una realidad que está ahí y que a veces normalizamos por la legitimación de la prostitución en nuestro país.

-¿Qué es lo más espeluznante de esa realidad que muestra el «Músico» en su película?

-Lo más espeluznante es la impunidad con la que trabajan los proxenetas. En los burdeles hay cautiverio y explotación, pero todo el mundo mira para otro lado y, aunque se llevan a cabo redadas todos los días, los prostíbulos no se cierran porque no existen herramientas para ello. Es un problema de legislación. El proxenetismo consentido no está tipificado por ley y la mayoría de las mujeres que ejercen la prostitución en este país lo hacen por cuenta de un tercero, que es el que verdaderamente se enriquece gracias a la impunidad de la que goza, la ayuda de los parásitos que hay en este negocio y la complicidad de los hombres demandantes de sexo, que cada vez son más jóvenes. La gente piensa que estas mujeres están ganando dinero, pero eso no es así. Los que ganan dinero, en billetes contantes y sonantes, son los proxenetas. Ellas consienten y se lo dan por el miedo, por las amenazas, por las coacciones. En España, en el siglo XXI, en A Coruña, en Ferrol... En todo el país hay mujeres en cautiverio. Estamos hablando de cosas gravísimas, pero consentimos y miramos para otro lado.

-¿Ve luz al final del túnel? La postura del Gobierno de Pedro Sánchez es abolicionista...

-No existe una Ley Integral contra la Trata y los gobiernos se pasan la pelota los unos a los otros. «Sí, somos abolicionistas», ha dicho el presidente en funciones. Ya, bien, fenomenal. ¿Pero dónde están las leyes y las políticas que protegen a estas mujeres? Porque, ¿Qué haces con un colectivo de 50.000 mujeres en España? ¿Las dejas en la calle sin comer, sin esos veinte dólares que necesitan enviar a sus hijos y que son la causa por la que han venido y se han sometido a todo tipo de vejaciones? Lo que habrá que hacer son unas leyes y unas políticas que las protejan y las ayuden a integrarse en la sociedad.

-Habla del Gobierno, pero... ¿Y la sociedad? ¿No es responsable?

-Por acción o por omisión, todos somos responsables. Para la mayoría de la gente, las mujeres que ejercen la prostitución son ciudadanas de segunda o tercera. Y, además, nadie se para a pensar en la complicidad de nuestros hombres, padres, hermanos, hijos, maridos, que son los que compran los servicios de estas mujeres. El Músico cuenta en su película que ni siquiera en la cárcel el proxenetismo está mal visto, porque los proxenetas son los que venden ocio, divertimento, cubatas, putas... Y el futuro es preocupante, porque el consumo de pornografía entre los jóvenes está aumentando, y cada vez hay más chavales que llegan al sexo de pago a edades muy tempranas buscando lo que ven en ese tipo de películas. Por eso es tan importante que haya una educación afectivo-sexual en nuestro país. 

-¿Qué secuelas sufren las víctimas de la trata?

-Las consecuencias físicas y psicológicas son brutales. Hay mujeres que nunca consiguen recuperarse, porque la prostitución es una actividad que te roba los sueños y la dignidad, que te mina la autoestima, que vulnera tus derechos, que te denigra cada día. Es como si te vienen treinta o cuarenta hombres y te violan todos los días. ¿Cómo se recompone alguien después de todo eso?