El Ayuntamiento de Ferrol se pintará de beis claro y el rojo desaparecerá de su fachada

La intervención busca aligerar su imagen y una mejor integración en A Magdalena


Ferrol

La revolución estética que aguarda al edificio del Ayuntamiento de Ferrol no acabará con la supresión de buhardillas y pináculos. La rehabilitación que se avecina será también cromática y promete un Concello mucho más claro y prácticamente monocolor. El palacio municipal se teñirá de color crema. Dos tonos diferentes, pero en la misma gama, convivirán en las paredes exteriores: uno muy suave para el fondo y otro ligeramente más intenso para resaltar los volúmenes de los detalles. Y la franja del zócalo se pintará de un ocre más oscuro, por una cuestión de limpieza. Esta renovación desterrará de la fachada el característico color rojo presente alrededor de elementos decorativos: en la torre del reloj, el frontón de la fachada principal, rodeando los ventanucos circulares donde se ubica el busto del rey emérito, y bajo la hilera de las ventanas superiores. El cambio se extenderá incluso a las persianas, ahora de color marrón, que serán grises, mientras la carpintería de las ventanas se mantendrá en blanco.

El tono predominante elegido será un beis claro, rozando el blanco roto. Y se ha escogido así, detalló el autor del proyecto y director de la Oficina de Rehabilitación, Iñaki Mendizábal, con el objetivo de «aligerar» la imagen del edificio y darle un aspecto más institucional. Para ello, se ha tomado como referencia otro edificio público: el del Tribunal Supremo en Madrid.

EFE

La nueva paleta cromática que cambiará la imagen de la casa consistorial es consecuencia de una intervención que va mucho más allá de la apariencia. Forma parte del proyecto de rehabilitación de la cubierta y fachadas del principal inmueble municipal y se acometerá dentro del Plan Único de Concellos POS+ 2109, que promueve la Diputación Provincial. La reforma pasa por mejorar las condiciones de salubridad y seguridad del Concello y costarán 656.190 euros. Se trata de una rehabilitación «branda» que, además del pintado de las fachadas, modificará el acabado de la cubierta, eliminando los volúmenes de las buhardillas y los pináculos de la torre del reloj para evitar riesgo de caída.

Los tonos rojizos desaparecerán totalmente, ya que se retirará la actual cubierta de tejas de cerámica. En su lugar, y tras la eliminación de las buhardillas utilizadas para iluminar y ventilar las viviendas que existían en el Ayuntamiento, se dispondrán cubiertas en pendiente de láminas de zinc, que aportarán un intenso color gris a la parte superior del edificio, tanto en el cuerpo principal como en los laterales que dan a la calle Rubalcava y a la de la Tierra, asimilándose visualmente. Ventanas giratorias tipo velux sustituirán las buhardillas. Y en la cubierta se propone un lucernario.

Según se explicita en el proyecto, la propuesta trata de rebajar el impacto visual del edificio sobre el barrio, buscando una mayor integración del edificio en el conjunto histórico-artístico de A Magdalena. Y mejorando las condiciones térmicas y de imagen urbana del inmueble.

Edificio no catalogado

El plan especial de protección y rehabilitación de A Magdalena establece que el edificio del Ayuntamiento, construido en 1953, no está catalogado. Es decir, no presenta valores arquitectónicos ni interés histórico o ambiental singular. Y por ello, la comisión de seguimiento del plan declinó pronunciarse sobre la elección cromática, que se decidió en el ámbito municipal. El inmueble se encuentra en situación genérica de fuera de ordenación, lo que permite autorizar obras con carácter general de conservación y reparación durante su vida útil.

Otros cambios de color que modificaron la estética de Ferrol

R.P.P.

El edificio de Abanca en la plaza de España, el hotel Almirante o el barrio de Recimil cambiaron su aspecto en los últimos años

Ferrol verá cambiar de color uno de sus edificios emblemáticos. No es el primero, ni previsiblemente será el último. Para buscar el referente más cercano en el que una mano de pintura cambió la imagen de toda una plaza solo hay que remontarse un año. En plena plaza de España, el edificio de Abanca, que hasta entonces lucía de un llamativo y característico color granate, mudó a un discreto color gris, lo que contribuyó a integrarlo mejor en el entorno.

Uno de los cambios cromáticos más recordados en el ámbito privado se encuentra a pocos metros de allí. En la esquina con la calle María, el hotel Carrís Almirante se yergue hoy blanco inmaculado. Pero hasta no hace tanto, concretamente hasta el año 2011, su fachada multicolor atraía todas las miradas.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El Ayuntamiento de Ferrol se pintará de beis claro y el rojo desaparecerá de su fachada