Adanismo


El Ayuntamiento de Ferrol va a escrutar la ocupación de las viviendas de Recimil. Otra vez. Un número indeterminado de ellas -no sabe cuántas, cuáles, desde cuándo, en qué estado están ni quiénes las habitan- se hallan en situación irregular. No creo que haya un casero que se desentienda de tal modo de su propiedad, si obviamos el conocido método Botella: vender el inmueble con inquilinos dentro a un fondo buitre. En Ferrol, el asunto es un endemismo más del conjunto que configura su idiosincrasia, hasta el punto de que no se entendería el ferrolanismo en toda su dimensión si se excluye el asunto Casas Baratas. Llama la atención, no obstante, que cada nueva corporación, así sea de mayoría conservadora o progresista, afronte el tema con entusiasta ánimo juvenil para resolverlo definitivamente o, si el responsable de turno se siente pletórico, de una vez. Después de tantos librillos de tantos maestrillos, la cuestión aburre un poco, todo hay que decirlo. Es como si se pretendiese zanjar para siempre la potabilización del agua de la traída añadiéndole al caudal de As Forcadas toneladas de derivado clórico. En una urbanización de más de mil viviendas de propiedad municipal es inevitable que periódicamente se produzcan okupaciones. La labor del propietario es establecer los medios adecuados para detectarlas y resolverlas antes de que se enquisten. Desde luego, antes de que se convierta en noticia que el Ayuntamiento va a actualizar el censo de residentes del barrio. Es una tarea que habrá de afrontarse como la limpieza viaria: de manera continua. De lo contrario, cada corporación que llegue seguirá descubriendo el Mediterráneo al lado de la plaza de España.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Adanismo