Una particular ofrece una silla salvaescaleras para la vecina de Ferrol que no puede salir

La donante asegura que ya no necesita el dispositivo y se lo ofrece a «cualquier persona que lo necesite»

Maruja Teijido, la vecina de Ferrol que no puede salir, ante las escaleras que le impieden bajar a la calle
Maruja Teijido, la vecina de Ferrol que no puede salir, ante las escaleras que le impieden bajar a la calle
M. S.
Ferrol

Una particular se ofreció a solucionar el problema de Maruja, la ferrolana que no puede salir de su casa porque el ascensor de su edificio no llega al nivel de la calle, tras leer su historia en la noticia publicada el pasado domingo.

La mujer, que prefiere mantener el anonimato, se puso en contacto con La Voz para donar una silla salvaescaleras que permitiría a Maruja volver a pasear por la calle. La ferrolana, que se mostró «muy agradecida» por el acto de solidaridad, rechazó la oferta al depender de la comunidad de vecinos, que prefiere optar por el ascensor vertical porque permite subir también sillas de ruedas y carritos de bebé, para instalar cualquier sistema de accesibilidad en el edificio. Tras conocer esta decisión, la donante insistió en que no ya no necesita el dispositivo salavaescaleras, que pertenecía a su hija, y se lo ofrece a «cualquier persona que lo necesite».

Los doce escalones que impiden a Maruja volver a pasear por la calle

Rebeca Cordobés / M. S.
Doce escalones impiden a Maruja Teijido salir a la calle, pese a tener ascensor
Doce escalones impiden a Maruja Teijido salir a la calle, pese a tener ascensor

Barreras arquitectónicas como las escaleras impiden a muchos mayores en Galicia salir de sus casas

Subir a un cuarto sin ascensor es un suplicio para cualquiera. Pero cuando se tiene una edad avanzada o problemas de movilidad, solo unos pocos escalones se convierten en misión imposible. En Galicia, hay mayores que no pueden salir a la calle por las barreras arquitectónicas de sus edificios. Algunos, ni siquiera tienen ascensor. Y otros, pese a tenerlo, se encuentran con tramos de escaleras que, para su estado de salud, son inalcanzables.

Es el caso de Maruja Teijido, una vecina de Ferrol que vive en el mismo piso, un segundo, desde hace décadas. Siempre le gustó pasear, hablar con sus vecinos en el parque y visitar las cafeterías de su barrio con su marido, ya fallecido. Pero a sus 83 años, la artrosis y una prótesis de rodilla apenas le permiten caminar apoyada en un bastón. Su edificio tiene ascensor, pero para llegar a la calle debe hacer frente a un tramo de doce escalones que le imposibilita salir de su casa.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Una particular ofrece una silla salvaescaleras para la vecina de Ferrol que no puede salir