Las bibliotecas de Ferrol salvan la sequía estival con opositores

La presencia de estos aspirantes aviva el debate sobre los horarios de los centros públicos, actualmente abiertos de mañana

B.c.
ferrol / la voz

Ni en el mes de agosto se vacían las bibliotecas. Cuando acaban de cumplirse dos meses del punto de mayor ajetreo para estos centros -coincidiendo con los exámenes de selectividad-, es el turno de otro perfil de estudiante: el que prepara oposiciones.

Aunque las bibliotecas pobladas de opositores son una estampa habitual de los meses de verano, este año los aspirantes a un empleo público se han hecho con el monopolio de los centros aupados por dos factores. En veranos anteriores era habitual que los estudiantes más veteranos tuviesen que compartir mesa con alumnos que venían de terminar 2º de Bachillerato y se preparaban para la repesca de la selectividad, celebrada en septiembre. Sin embargo, este año la segunda convocatoria de la ABAU tuvo lugar a mediados de julio, quedando los aspirantes a la universidad liberados por el resto del verano.

Por otra parte, este año el número de opositores ha crecido con fuerza tras el aluvión de plazas públicas anunciado por la Xunta, la mayor convocatoria desde el inicio de la crisis. Tan solo en lo relativo a Educación, hay 18.000 personas inscritas para optar a apenas dos millares de puestos de trabajo. Además, se ofrecen más de 1.500 plazas para trabajar en la administración.

En Ferrol el impacto de esta oferta también se ha dejado notar en las bibliotecas, más concurridas que otros años. El horario de estos centros, sin embargo, no ha cambiado. Todas las bibliotecas ferrolanas reducen sus jornadas en la temporada estival. La municipal de plaza de España tan solo introduce una pausa entre las 14.00 y las 17.00 horas, pero en las del campus de Esteiro el recorte es mayor. Tanto la Casa do Patín como el Aulario abren de las 9 de la mañana a las 14.30 horas. En contraposición, durante el invierno el cierre se echa a las nueve de la noche -en época de exámenes el Aulario funciona hasta las dos de la madrugada-. Eugenia Caruncho, conserje del Aulario, se declara en contra del horario reducido. «La biblioteca, como servicio público, debería estar disponible para los estudiantes cuando la necesiten», argumenta. Con ella concuerda Bea Arenas, que prepara oposiciones para ser Guardia Civil. «Cuando estás opositando necesitas el día entero para estudiar», explica esta ferrolana, que prefiere repasar en la biblioteca para evitar que el ruido de su vivienda le distraiga.

Berta Delgado, administrativa de la Casa do Patín, opina que el horario reducido obedece a una cuestión de «ahorro energético y de personal» y que está justificado. «Este verano tan solo dos personas nos preguntaron si estábamos abiertos por la tarde», explica. En el Patín reconocen que la afluencia de estudiantes es reducida y que, en cualquier caso, la biblioteca municipal sí está abierta por las tardes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Las bibliotecas de Ferrol salvan la sequía estival con opositores