«Entiendo mejor la vida desde la sensibilidad de una mujer»

Eduardo Hermida, artista de barrio como él mismo se define, ha revitalizado Canido gracias al arte


Ferrol / La Voz

Hace meses que Eduardo Hermida, (Ferrol, 1965) anda a vueltas con la próxima edición de Las Meninas de Canido. Hará la undécima de uno de los festivales de arte callejero de mayor tirón de la comunidad y en parte motivador de que el barrio más alto de Ferrol -en el que se fusiona la vanguardia con la esencia más rural-, haya sido designado como el mejor de Galicia.

-¿Cuánta gente le dijo que tras estar en Las Meninas de Canido había ido a verlas al Prado?

-Mucha. Sobre todo, muchos niños. Y también muchos padres que me dicen que van a Madrid y no solo van a la Warner, sino que llevan a sus hijos al Prado. También hay un montón de niños que, cuando voy a los colegios, les preguntan quién pintó Las Meninas y responden Eduardo Hermida (ríe).

«La propia esencia de Las Meninas es un misterio»

-Una frivolidad, ¿por qué le gusta tanto el cuadro de Las Meninas con lo feas que son?

-Velázquez me parece el primer pintor de la modernidad y un tío injustamente obligado a pintar lo que él no quería. A él le gustaba pintar a los borrachos, a los marginados y a los que nadie nunca pintaría. Es un pintor reivindicativo y la propia esencia del cuadro, el misterio, también me gusta mucho.

-Un banco, en plena crisis, creó una línea de créditos para rehabilitar viviendas en Canido tras el tirón de Las Meninas.

-Ahí entramos en el juego de la gentrificación. ¿Hasta qué punto es bueno y hasta qué punto es malo? Porque antes una casa costaba 15.000 o 20.000 euros y ahora cuesta 70.000. Se están complicando las cosas para un matrimonio que se quiera venir a vivir a Canido, porque se revalorizó mucho. Es bueno para unas cosas y malo para otras.

«Más que artista me considero un aprendiz»

-Pinta, canta, hace escultura y fotografía. Como artista, ¿cómo se define?

-Como un artista de barrio. Acabo de abrir otro estudio en Coruña, porque quiero vivir ese espíritu que se vive en los barrios, aunque más que artista me considero un aprendiz. Quiero aprender de todo lo que me fascina, sobre todo hacer de mi vida un arte cada día. Seguramente soy muy malo en todo pero disfruto muchísimo haciendo todo lo que hago.

-¿Por qué le gusta tanto polemizar en las redes sociales?

-Casi nunca ataco, solo me defiendo. Hay disputas profesionales con políticos porque hace falta azuzarlos un poco para que se activen. Además, creo que las redes están un poco para eso. Muchas veces comparo todo lo que hago con un encuentro pugilístico. Es una lucha diaria, la propia vida del artista es un enfrentamiento con críticos, con otros artistas. El arte tiene un componente político enorme.

-Pero después le afectan mucho esos debates.

-Porque soy muy sensible. Tengo un problema, que es que tengo un corazón muy débil, con dos infartos ya encima, y me entrego demasiado a todo lo que hago. La acción de Las Meninas me parece muy noble, que el tiempo está demostrando que hace muy feliz a muchísima gente.

-Es motero. ¿Cuál fue el viaje más especial sobre dos ruedas?

-El que hice para ir a ver a una novia de la que estaba muy enamorado, a Madrid, en una Yamaha dos y medio y que tardé unas 17 horas. A la vuelta, tenía tanto, tanto frío que paraba cada dos por tres para calentarme con el motor de la moto.

«La experiencia de ser padre es lo que más llena»

-Convive con su hija adolescente, ¿cómo es como padre?

-Para ella, un padre carca, y para las amigas, el mejor del mundo. Tengo muy buena relación con la madre, a la que quiero mucho, y tenemos algo en común que es lo más maravilloso de nuestras vidas. La experiencia de ser padre es lo que más llena.

«El feminismo es una lucha necesaria»

-¿Es feminista?

-Todo lo que gira en torno a mi vida es la mujer: mi hija, mi madre, la madre de mi hija, mis amigas... Este año creamos la figura de la (Fe) Menina para representar todo ese universo de la mujer. Cuando digo que tenía que haber nacido en un cuerpo de mujer es porque entiendo mejor la vida desde la sensibilidad de una mujer que desde la de un hombre. El feminismo es una lucha necesaria, que tenía que haberse iniciado hace mucho tiempo.

-¿Cómo va la cultura en Galicia?

-Parece que la cultura tiene que ser gratuita, y hay un montón de gente haciendo arte sin poder vivir de ello. La gente entiende que un arquitecto viva de la arquitectura o un médico de la medicina, pero pocos que alguien pueda vivir del arte. Parece que no se profesionaliza como debiera y los artistas tenemos que poder explotar nuestras creaciones.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

«Entiendo mejor la vida desde la sensibilidad de una mujer»