Rüdiguer Arndt: «Mi presidencia se dedicará al fomento de proyectos locales para Ferrol»

Es el nuevo presidente del Club Rotary de la ciudad, que el pasado mes de junio celebró los 25 años de su fundación


FERROL / LA VOZ

«Cuando en 2002 me dijeron que tenía que dejar Madrid por Galicia no me hizo mucha gracia», recuerda Rüdiguer Arndt (Hamburgo, 1960). Diecisiete años después sigue viviendo en Ferrol, ciudad para la que se deshace en elogios. «Para estar con niños pequeños es maravillosa. Puedes llegar a cualquier parte andando, y eso suma calidad de vida», explica. Residente en España desde 1997, Rüdinguer acaba de comenzar su etapa como presidente del Club Rotary de Ferrol, que forma parte de una red mundial de asociaciones filantrópicas en la que solo se puede ingresar con el beneplácito de los que ya son miembros. Estará en el cargo un año, momento en que será relevado por otro integrante del club designado por rotación, igual que él. Hasta entonces, Rüdinguer promete doce meses cargados de retos e iniciativas sociales con el foco puesto en su ciudad adoptiva.

-¿Cuánto lleva siendo miembro de Rotary?

-Conocí el club hace unos años a través de mi hija, que participó en uno de los programas de intercambio que organizamos. En 2017 me acerqué al grupo gracias a un contacto personal, que me propuso al resto de miembros. Y me aceptaron.

-¿Le preocupa que esa modalidad de admisión lleve a algunos a ver el club como una organización opaca?

-Rotary es un club con ciertos valores en el que no puede entrar cualquiera. Para ser miembro no basta con pagar la cuota, se valora la amistad con el resto de integrantes y tener ciertas cualidades.

-¿Como cuáles?

-Hay que ser honrado y justo. Un explotador nunca podrá formar parte de Rotary.

-Cuando llegó a España en 1997 lo hizo para trabajar en una multinacional que luego terminaría despidiéndolo. ¿Como afrontó esa situación?

-Creo que en realidad estaba deseándolo (risas). Necesitaba cambiar de aires. Lo primero que hice al quedarme sin trabajo fue el Camino de Santiago.

-¿Tuvo algo que ver la experiencia de perder su empleo con su decisión de dedicarse a la filantropía años después?

-No, pienso es algo que lleva interesándome toda la vida. Siempre he intentado no ser malo ni en lo personal ni en lo laboral. Hay que jugar limpio.

-¿Ferrol necesita especialmente proyectos sociales?

-No cabe duda de que Ferrol es una zona especialmente castigada en lo laboral y lo económico. En mi año de presidencia voy a intentar llevar a cabo proyectos con el foco puesto en lo local. Todavía no puedo concretar medidas porque es algo que tendremos que decidir entre todos los miembros en septiembre. A lo largo de este verano iré diseñando mi propuesta.

-A nivel global, las mujeres son minoría en Rotary (hasta 1989, ni siquiera podían entrar a formar parte del club). También ocurre en Ferrol, donde solo hay dos de un total de 25 miembros.

-Es una lacra que no haya más mujeres porque son realmente necesarias. El punto de vista femenino es muy distinto, y eso enriquece. No creo que debamos implantar una cuota de 50-50, pero sí que debería haber una proporción más razonable. Esa será una prioridad durante mi año en la presidencia.

-¿Qué objetivos se marca para este año a nivel exterior?

-Necesitamos ampliar nuestra presencia en la red con un perfil en Facebook. Ya tuvimos uno pero terminó descuidado. Quizá intentemos crear una pequeña página web también. Además, queremos «plantar» un monumento rotario en Ferrol para dar a conocer la organización. Madrid y Mallorca ya tienen los suyos propios.

-¿Y a nivel interno?

-Mejorar la integración del grupo. El año pasado llegaron nuevos miembros que rondan los 40 años. Los fundadores andan ya por los 70. Mi reto es tratar de cohesionar ambas generaciones y, a la vez, dejar un mayor espacio para los jóvenes. Y, por supuesto, incluir a más mujeres, claro.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
16 votos
Comentarios

Rüdiguer Arndt: «Mi presidencia se dedicará al fomento de proyectos locales para Ferrol»