Semana de regreso para la dotación del Serviola y de dos fragatas F-100

El Arsenal Militar acoge los actos de bienvenida tras meses fuera de su base


Ferrol / La voz

Vuelta a casa para las dotaciones de tres buques de la Armada con base en Ferrol.

Esta semana, las fragatas Cristóbal Colón (F-105), la Almirante Juan de Borbón (F-102) y el patrullero de altura Serviola (P-71) regresan de sus respectivas misiones que llevaron presencia naval al Atlántico Norte y la costa africana.

La primera unidad en amarrar en el Arsenal ferrolano será la Cristóbal Colón, procedente del Báltico, donde participó, del 9 al 21 de junio, en la 47 edición del ejercicio marítimo anual Baltops-19, organizado por la OTAN. Su llegada está prevista para mañana, si bien no se celebrará un acto de bienvenida al ser un despliegue iniciado hace menos de un mes con su partida, el 31 de mayo, desde Ferrol hacia el puerto alemán de Kiel.

Sí habrá recibimiento para la Juan de Borbón, que vuelve desde ese mismo ejercicio en aguas nórdicas. Sin embargo, esa fragata ya partió de Ferrol el 22 de marzo para incorporarse al grupo de la Alianza Atlántica, denominado Standing NATO Maritime Group-1 (SNMG-1). Desde entonces participó, también junto a la Cristóbal Colón, en el Joint Warrior-191, organizado por la Real Marina británica y, posteriormente, en el Formidable Shield-19, en aguas de Escocia hasta el 19 de mayo. Entrará en la ría ferrolana el viernes, día 28 de junio.

Desde África

Y entre las llegadas de las dos fragatas, el patrullero Serviola hará lo propio el jueves al mediodía, con un acto de bienvenida oficiado en el muelle número 2 del Arsenal. Cerrará así un despliegue de cuatro meses iniciado a comienzos de marzo con rumbo a África. Su cometido principal fue reforzar las capacidades de las marinas ribereñas, pero durante el operativo trascendieron otras intervenciones del buque al sofocar ataques piratas en barcos civiles. Primero, la dotación del Serviola liberó a los doce tripulantes de un mercante en el golfo de Guinea. La operación de abordaje ahuyentó a los asaltantes, provistos de fusiles AK-47 y lanzagranadas. Ni había transcurrido un mes de aquella intervención cuando recibieron otra alerta por ataques bucaneros. En esa ocasión pusieron a salvo a la tripulación del Blue Marlin -la plataforma que transportó los megabuques construidos en Ferrol para la Armada de Australia-. El incidente se registró a unas 80 millas de la costa de Guinea Ecuatorial.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Semana de regreso para la dotación del Serviola y de dos fragatas F-100