El Concello de Ferrol tramita por la vía subsidiaria el desbroce del zarzal de la calle Coruña

La última titular del solar falleció a finales del siglo XIX y el ayuntamiento se encarga de la limpieza del solar


Ferrol

La batalla viene de lejos, porque las denuncias ante el Concello de Ferrol por el abandono de los edificios 32 y 34 de la calle Coruña ya comenzaron en el 2008, pero la situación fue a peor, hasta el punto de que hace ocho años una familia con dos niños pequeños tuvo que trasladar su residencia temporalmente porque las ratas les entraban en casa. Regresaron, pero siguen sin poder abrir las ventanas, por los roedores; filtraciones, a pesar de haber colocado pladur para tratar de ponerles freno; y una gran grieta en el suelo que atraviesa varias estancias del piso.

Al otro lado de los dos solares conflictivos, la dueña de la vivienda colindante llegó a recurrir a los tribunales de justicia, que a finales del año pasado condenaron al Concello de Ferrol a realizar las obras necesarias para impedir las filtraciones, pero no se hizo nada al respecto.

La localización del foco de la crispación vecinal es bien fácil, porque el zarzal que emerge de forma salvaje de uno de los solares por encima de las piedras del que sería el balcón de la primera planta ya toca las cabezas de los viandantes que se arriesgan a transitar por esa acera. Se trata del edificio número 32, en el que milagrosamente se mantiene en pie parte de la fachada, con la ventana y puerta tapiadas. La última titular de ese solar falleció a finales del siglo XIX y el Concello se viene haciendo cargo de su desbroce y limpieza a través de la vía subsidiaria, pero los vecinos se quejan de que no se de una solución definitiva al problema y de la magnitud que han alcanzado las zarzas en la actualidad. El alcalde, Ángel Mato, ya dio orden el pasado lunes de que proceda a la limpieza de la misma por parte de Urbaser.

El otro edificio, el número 34, presenta un estado de ruina total, que se ve agravado por la invasión del zarzal colindante, que llega hasta el tejado. En este caso, el inmueble también es propiedad del Concello de Ferrol, porque formaba parte del conocido como Legado Carvajal.

Los dueños de la casa colindante con este último edificio, a través de la compañía aseguradora, presentaron una demanda en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Ferrol, por los daños sufridos a causa de las filtraciones y las humedades.

La sentencia llegó en diciembre del año pasado dando la razón a los demandantes y condenando al Concello a abonar una indemnización por los desperfectos en su vivienda y a acometer las actuaciones necesarias para impedir la entrada del agua. Para ello le concedieron un plazo de dos meses, sin que la institución municipal realizase los citados trabajos, por lo que en mayo pasado se dictó otro auto ordenando la ejecución y apercibiendo de que, de incumplirse el nuevo plazo de un mes, comenzarían las sanciones. No obstante, el Concello no recibió la comunicación hasta hace dos semanas y el edificio número 34 de la calle Coruña sigue estando en las mismas condiciones que al inicio del pleito, causando molestias a los vecinos y en unas condiciones que incluso parecen revestir peligro para los viandantes, en una zona de mucho tránsito, ya que está enfrente de un colegio y muy cerca de los juzgados.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Concello de Ferrol tramita por la vía subsidiaria el desbroce del zarzal de la calle Coruña