Compaginar peatonalización y zonas de aparcamiento, asignatura pendiente en Ferrol

La ciudad perdió dos párking en menos de un año sin ninguna medida compensatoria


Ferrol

El casco histórico de A Magdalena está llamado a ser peatonal. Es la apuesta de los partidos que, supuestamente, conformarán el gobierno que se está gestando, pero la opinión de la ciudadanía está dividida. El cierre del párking de Armas el pasado verano, y su demolición, que se está ejecutando en la actualidad, fue la principal apuesta del equipo de Jorge Suárez. Se topó con el rechazo del comercio y de una veintena de entidades vecinales y de distinto tipo, pero el reto del gobierno saliente se está materializando, sin visos de una posible vuelta atrás.

En vista de la situación, lo que los ciudadanos demandan ahora son aparcamientos disuasorios, para no tener que recurrir a los de pago, que resultan gravosos para muchas economías. Del que se había anunciado en la zona de Canido y que el gobierno de Suárez presentaba como la compensación por el cierre del párking de Armas, se quedó sin materializar, después de los reiterados anuncios de que estaría operativo en breve, con 165 plazas gratuitas para coches y motos.

Eliminación de plazas

Y es que, en menos de un año, Ferrol perdió dos aparcamientos subterráneos: el de Armas, que tenía un centenar de plazas, y el de Porta Nova, con 345. Pero la limitación de espacios de estacionamiento también se notó en la vía pública, con la peatonalización, desde la pasada Semana Santa, de la calle Pardo Bajo y del tramo de María comprendido entre Tierra y Concepción Arenal.

En agosto del año pasado ya se había eliminado el tráfico rodado en la manzana de Real que linda con la plaza de Armas, por lo que, entre unas y otras, se han perdido alrededor de sesenta plazas de aparcamiento en superficie.

Más recientemente también se suprimieron las plazas de uno de los laterales de las calles Rubalcava y Tierra, en el espacio que se ha acotado para la ejecución de las obras de reforma de la plaza de Armas.

En la actualidad, Ferrol cuenta con tres párkings subterráneos en los que, si bien se notó la reducción del estacionamiento en superficie, siguen sin estar al completo. Es el caso del situado en el Cantón, con 386 plazas; el de la plaza de España, con 625; y los del Mercado de A Magdalena, con 295. Por su parte, el aparcamiento libre del Sánchez Aguilera tiene cerca de 400 plazas, pero casi siempre está completo.

Pese a que las quejas de la ciudadanía arrecian por falta de espacios para estacionar los vehículos, en un estudio realizado por el Concello el año pasado se concluía que Ferrol tiene un exceso de plazas del 40 % para los residentes. En ese informe se incluían, además de los tres párkings de pago, las 955 plazas privadas que hay en el interior de edificios y otras 725 en superficie, lo que conforma un total de 2.986 estacionamientos en el barrio de A Magdalena, en el que a finales de julio del año pasado estaban censados 1.763 vehículos.

Los que vienen de fuera

El problema radica en que la mayor movilidad de vehículos corresponde a gente que viene a trabajar a Ferrol o que se desplaza a la ciudad para realizar compras o gestiones, por lo que ese exceso de plazas no es tal. De hecho, el trasiego de vehículos buscando algún hueco libre en días laborales es habitual en el centro de la ciudad, sobre todo por las mañanas, mientras que los domingos y festivos hay espacios suficientes para aparcar en casi todas las calles, algo que evidencia que en la actividad de Ferrol tiene mucho que ver la población de la comarca.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Compaginar peatonalización y zonas de aparcamiento, asignatura pendiente en Ferrol