Las instalaciones aún no están adaptadas a todos los requisitos de la normativa autonómica

Los tres centros precisan mejoras para cumplir las exigencias de la Xunta


SANTIAGO / LA VOZ

La primera escuela oficial de idiomas se inauguró en A Coruña en 1974; la de Ferrol empezó en 1989 y la de Santiago abrió en diciembre del 2001. Las instalaciones han cambiado los últimos años para adaptarse a las exigencias de una moderna enseñanza de idiomas, con pizarras electrónicas y medios informáticos. Aunque los tres centros precisan mejoras para cumplir las exigencias de la normativa autonómica vigente. El centro compostelano es el que más problemas de instalaciones presenta. Ya se quedó pequeño en el curso 2007-2008, cuando abrió una nueva sección en la ciudad, en el IES de Sar, para dar cabida al alumnado de inglés. Desde entonces se ha demandado reiteradamente un nuevo edificio, más amplio, pues el actual se acondicionó a partir de un antiguo colegio de EGB del barrio de Vite.

El director de la Escola Oficial de Idiomas compostelana, Gonzalo Constenla, considera justificado uno nuevo: «Todas as corporacións municipais souberon do tema e o Concello mesmo aprobou ceder un solar para edificar un centro novo á Consellería de Educación. Sería interesante que, agora que comeza un novo goberno local, se considerase o tema na axenda», manifiesta.

La falta de espacio impide implantar más idiomas, a pesar de que hay interés en la ciudad y buena disposición del centro. Respecto a los requisitos y condiciones que establece la Consellería, recogidas en un decreto de agosto, carece de una biblioteca y puestos multimedia para aprendizaje suficientes; y precisa sala de usos múltiples, despacho para jefatura de estudios, sala de profesorado, sala para la asociación de alumnado y un salón de actos más amplio, pues el actual tiene 60 plazas y debería contar con un mínimo de 100 y mejores condiciones técnicas y acústicas, y un escenario apropiado.

La renovación de ordenadores, e incrementar el número de equipos, es la principal necesidad de la escuela de Ferrol. Aspiran también a poder impartir español para extranjeros, por tener especial interés, y de hecho la asociación de alumnado atiende parte de la demanda detectada en la ciudad, en colaboración con Cáritas, afirma Feli Carballido.

En A Coruña «o edificio precisa melloras, pois nota o paso do tempo. Non temos todo o que indica o decreto da Xunta: falta unha sala para o profesorado, pois o seu espazo está ocupado agora pola secretaria; e máis aulas, pois usamos un laboratorio de casetes en desuso e a sala de vídeo, por falta de espazo; e é tamén escasa a aula multimedia. É que temos o centro moi cheo», dice Susana Aldao. Esa saturación se nota en los alrededores por las tardes, sobre todo los lunes, martes y jueves, sostiene.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las instalaciones aún no están adaptadas a todos los requisitos de la normativa autonómica