Los hosteleros, desesperados por la falta de personal para el verano

Empresarios del sector de Ferrol barajan buscar mano de obra en Latinoamérica


ORTIGUEIRA / LA VOZ

Francisco González, propietario de A Taberna do Jojó, en Cedeira, busca refuerzos para el verano, igual que David Doce, dueño de Casa Rodrigo, en San Claudio (Ortigueira). «Puse un anuncio hace un mes y me mandaron dos currículos, gente sin experiencia», cuenta González. Por suerte, tanto él como Doce disponen de una plantilla estable durante todo el año. «Eso te da tranquilidad y te ayuda a instruir a la gente que viene en verano», reconoce Doce. Pocos locales escapan a los problemas derivados de la escasez de mano de obra, que afectan tanto a la cocina como al servicio de bar y restaurante.

«Estamos desesperados», admitía ayer un empresario ortegano. Hasta el punto de que «hay locales que intentan robarle gente a otros, sondeándola», asegura el dueño de Casa Rodrigo. «Eso antes no pasaba, es una cuestión de ética profesional», sostiene. Y negocios que no descartan bajar la persiana de manera definitiva si no se encuentran una salida. «Para estar peleando, preocupado por si aparece gente o no, no merece la pena», apunta otro hostelero, que se plantea incluso eliminar la terraza y centrarse en el comedor interior.

Beatriz Mariña, encargada del restaurante La Marina, en el Porto de Bares, tampoco descarta esta opción. «Es difícil decirle que no a la gente, pero peor es dar mal servicio a los clientes», opina. Necesita un empleado para la cocina y otro para el comedor, y al anuncio, de momento, han respondido dos, una viveirense y un toledano. «La cosa está muy mal en todas partes, en verano se agrava y ya hay locales que piensan en cerrar [...]. Si no consigues más personal, te quemas tú y quemas a la gente que trabaja contigo», abunda Santiago Villasuso, responsable de la cafetería Alameda, en Ortigueira. Ramón Real y Ana Domínguez gestionan el hospedaje y restaurante La Goleta, en O Barqueiro, y tampoco han logrado completar aún la plantilla. «Nos faltan dos personas... Entre eso y la cantidad de normas que te ponen, ya no sabes qué hacer», apuntan, en alusión al registro horario, otra novedad que complicará la actividad del sector este verano.

«Faltan profesionales»

Luisa Barro, gerente de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Ferrol y Comarca, echa en falta «profesionales» y atribuye parte del problema «a que la gente no tiene necesidad de trabajar. ¿Cómo se explica si no que esta misma semana una persona se echase para atrás porque tenía que trabajar el fin de semana?».

En agosto de 2006 recaló en Viveiro el primer contingente de dominicanos para emplearse en la hostelería. Fue una iniciativa de los empresarios locales, que este año han retomado, ahora con Portugal como destino.

Barro asegura que en Ferrol también barajan recurrir a personal foráneo para paliar las carencias. «Para este año ya no da tiempo, pero estamos planteando buscar gente en América Latina cara al próximo verano. Aún no es firme y tampoco es sencillo, porque si traes gente hay que darle una estabilidad», constata. La estacionalidad del turismo es otro factor que ayuda a explicar las carencias de personal.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Los hosteleros, desesperados por la falta de personal para el verano