El batacazo del PP aleja a Rey Varela de la mayoría y da aire a Ángel Mato

La extrapolación a las municipales restaría un edil a Ferrol en Común, pero daría 9 al PSOE


Ferrol

El 28A ha abierto el camino para las municipales, que están a la vuelta de la esquina. Y que quedarán irremediablemente condicionadas por los rotundos resultados de las generales. El desplome de catorce puntos del Partido Popular en Ferrol aleja a José Manuel Rey Varela de reconquistar la mayoría absoluta que lo llevó a la alcaldía en 2011. Y de paso, insufla esperanzas en las filas socialistas de lograr un mandato con alcaldía del PSOE, que en la ciudad subió once puntos porcentuales respecto a la cita de 2016, convirtiéndose en la fuerza más votada, con 12.857 papeletas, 3.800 más que los populares.

La extrapolación de los datos cosechados en las generales diseñaría un arco municipal muy diferente al actual, con una bancada socialista compuesta por nueve miembros -los mismos que tuvo el gobierno de Vicente Irisarri en 2007 y cuatro más que los logrados por Beatriz Sestayo en las últimas municipales- y un PP que pasaría de los once actuales a casi la mitad, quedándose en seis. Ferrol en Común, el partido del alcalde Jorge Suárez, acusaría también el descenso generalizado de Podemos, la formación a la que apoyó, con la pérdida de un concejal sobre los seis que obtuvo en 2015. Pero sus cinco ediles facultarían un pacto con los socialistas para gobernar Ferrol y cerrar el paso a la derecha, a la que no le bastarían los representantes populares, los tres ediles de Ciudadanos y los dos de Vox que les da esta proyección. De este escenario desaparecerían los dos representantes del BNG al no alcanzar en las generales el porcentaje mínimo requerido. Pero esta simulación estará seguramente lejos de plasmar lo que ocurrirá.

Indicadores de tendencias

Todos los partidos coinciden en que los resultados entre unos comicios generales y unos municipales nunca son extrapolables, donde en muchos casos pesa más el candidato que las siglas. Pero todos reconocen también que marcan tendencia. Y la corriente del 28A apunta a un descenso del voto de los populares y la posibilidad casi inalcanzable de una mayoría absoluta que evite los posibles pactos, mientras los socialistas tienen todo a favor para crecer en el contexto de un Concello dividido al que optarán a entrar once partidos.

Felicitaciones al PSOE en un pleno exprés en Ferrol

R.P.P.

Sorteo de las mesas electorales para las municipales en la jornada del día después

Ferrol estrenó el día después con un infrecuente pleno en la jornada poselectoral. La concatenación de los calendarios de los comicios hizo que ayer tuviese que celebrarse el pleno para el sorteo de las mesas para las municipales del 26 de mayo. Y la resaca electoral se dejaba ver en los rostros de vencedores y vencidos. Las sonrisas de los ediles socialistas resumían lo ocurrido la víspera. Y no faltaron las felicitaciones, más bien tímidas, desde los escaños de algunos de sus contrincantes. Primero, el alcalde: «Enhorabuena, ¿eh?», dejó caer escuetamente Jorge Suárez al pasar junto a Bruno Díaz y Germán Costoya. Más efusivos se mostraron la concejala no adscrita Esther Leira y el edil popular José Tomé. Y Luis Victoria, de FeC, se volvió para sumarse a las felicitaciones. Costoya recibió al término de la sesión exprés los besos y abrazos de las concejalas del PP Rosa Martínez Beceiro, Susana Martínez Galdós y Maica García. Pero la mayoría de los ediles tenían ayer prisa por salir de un pleno exprés de compromiso al que acudió una seria Verónica Casal, que aspiraba a un escaño del Senado, pero con ausencias como la de la aún portavoz de Ciudadanos, Ana Rodríguez Masafret. Previsiblemente, todavía habrá un pleno más.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

El batacazo del PP aleja a Rey Varela de la mayoría y da aire a Ángel Mato