Los vecinos de San Xoán se rebelan contra el Concello de Ferrol

Denuncian la inacción del Concello con un edificio que amenaza con desplomarse y planean movilizarse por el retraso de las obras en las calles Basanta y O Espiño


Ferrol

Un nuevo percance de tráfico, a raíz de que una viandante fuese golpeada por un coche, sin consecuencias graves, contribuyó a caldear todavía más los ánimos de los vecinos de las calles Basanta y O Espiño, en San Xoán, que llevan años demandando la construcción de aceras. Un grupo de residentes en la zona trasladó su malestar el pasado jueves a la asociación de vecinos del barrio, en una reunión en la que se mostraron dispuestos a movilizarse para exigir la ejecución de unas obras comprometidas y aprobadas por el Concello de Ferrol y con consignación económica.

Se trata de la urbanización de la calle Basanta, que el gobierno de Ferrol ha incluido en el Plan Provincial de Cooperación POS+2019 de la Diputación de A Coruña, aprobado por el pleno municipal el 19 de diciembre del año pasado. El presupuesto de la inversión asciende a 525.908 euros, de los que 302.115 serán aportados por el ente provincial y los 223.792 restantes por el Concello.

Compromisos incumplidos

El presidente de la asociación de vecinos de San Xoán, Andrés Medín, asegura que los residentes en la zona se muestran hartos de esperar, porque a lo largo de tantos años de reivindicaciones ya se anunció la construcción de aceras en más ocasiones, pero todo quedó en el olvido. De hecho, en abril del 2012 ya habían protagonizado una manifestación reclamando que se garantizase la seguridad vial, en la que habían tomado parte ediles de Izquierda Unida y del BNG. Andrés Medín manifestaba entonces que en los presupuestos del ejercicio anterior había 200.000 euros consignados para la construcción de las aceras, que también contaban con el correspondiente proyecto.

En febrero del año pasado, los vecinos volvieron a amenazar con movilizarse para exigir el compromiso del gobierno de Ferrol de reurbanizar ambas calle, para las que también se había consignado otra partida de 690.000 euros, que tampoco llegó a emplearse. El presidente vecinal señalaba en ese momento que en el Concello le habían indicado que ese dinero se había desviado para otras intervenciones, algo que calificaron de una tomadura de pelo.

El hecho de que en ninguna de las ocasiones anteriores se hubiesen materializado los trabajos les hace temer que ahora ocurra la mismo, por lo que exigen al Concello que acelere los trámites, toda vez que se trata de un asunto aprobado hace más de tres meses.

La zona en la que se demanda la intervención registra una gran intensidad de tráfico, porque es un punto de entrada y salida entre Ferrol, A Solaina y A Gándara, ya que sirve de enlace con la autopista. Por las calles Basanta y O Espiño también transitan a diario vecinos que acuden a la compra o a los centros educativos cercanos y los accidentes son bastante frecuentes, ya que ni siquiera hay arcén.

La otra demanda vecinal se refiere a los edificios en ruinas situados en la plaza de la iglesia de San Xoán. Tras varios meses de insistir en el que peligro que representan, el Concello acabó interviniendo en uno de ellos por la vía subsidiaria. Así, se procedió al tapiado del inmueble en el que se registró un incendio hace unos meses, pero los vecinos sostienen que sigue habiendo peligro en otro del que ya se desplomó parte del techo y cuyas paredes están en muy mal estado.

Ruinas peligrosas

Según Andrés Medín, los niños suelen entrar en ese edificio en ruinas, porque carece de puertas, y el riesgo de que se desplome es muy grande. Ambos inmuebles pertenecieron a la desaparecida empresa Maderas Fernández, pero en la actualidad, el que ahora requiere mayor atención pasó a formar parte de los llamados fondos buitre.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Los vecinos de San Xoán se rebelan contra el Concello de Ferrol