Alarma en los pósitos de la ría por el deterioro en el banco de Caranza

La inquietud por la falta de marisco se ha agudizado tras el cambio de clasificación de un área a zona C, lo que obliga a depurar el producto en batea antes de su venta


FERROL / LA VOZ

Las cofradías observan con alarma creciente la escasez de marisco en la ría de Ferrol. «No hay, en ningún sitio, y ese es el mayor problema que tenemos, aunque es verdad que los precios tampoco están altos. Hay gente que cambió de artes y otros que no están yendo. Cada vez es peor y no sabes por qué, echas cría y no ves que salga, que repercuta en el banco, ya no sabes qué hacer», confiesa Isabel Maroño, patrona mayor del pósito de Ferrol.

«El banco de As Pías [el principal] no produjo semilla y ahora no tenemos marisco de talla para vender en ninguna zona. Eso hace que la gente no vaya al mar u opte por otras artes. Hay días en que, de los alrededor de 150 socios que tenemos, van al mar 15. Eso indica que no hay marisco, y entonces los mariscadores no ganan dinero y las lonjas no facturan, es un agravio para todos», apuntala Jorge López, presidente de la cofradía de Barallobre.

El representante del pósito fenés asevera que, en treinta años de oficio, jamás ha visto «tan poca gente faenando y hay días en los que entre dos no consiguen el cupo de uno». «En la ría de Ferrol no hay producto -reitera López-, la gente que está en la tercera lista se dedica a otras artes y los de la cuarta, que tienen la obligación de ir todos los días, están haciendo 200 o 250 euros a la semana, como mucho mil al mes, de los que tienes que sacar la Seguridad Social, que ahora nos sube casi 40 euros».

La inquietud del sector se ha agudizado a raíz del cambio de clasificación del banco situado entre la playa de Caranza y el entorno del Montón, que ha pasado de zona B, con venta directa, a C, lo que obliga a depurar el marisco en bateas y someter los moluscos a un nuevo análisis antes de ponerlos a la venta en la lonja.

La Consellería do Mar explica esta decisión «pola alta concentración da bacteria Escherichia coli nas mostras realizadas, o que contrasta cunha mellora na enseada de Caranza». Nadie conoce las razones de estos resultados. «No sabemos a qué se debe, fuimos a mirar con el biólogo por si encontrábamos un punto de vertido y no vimos nada. Es raro porque, además, el agua de la playa da muy bien y es una zona de muchísima corriente, no encontramos explicación», reconoce Maroño, muy preocupada por las consecuencias de esta medida. «En esa zona sembramos en noviembre, la estábamos reservando para el verano... Supone un retroceso, una vuelta atrás [desde 2017 era zona B], que el mercado tire de nuevo hacia abajo, que haya miedo entre los compradores respecto al marisco de la ría de Ferrol», vaticina el patrón mayor de Barallobre.

López tampoco comprende qué ha sucedido, «ahora que funciona el saneamiento», pero tiene claro que «hay que buscar el origen del problema, para darle solución y que no vuelva a pasar. Es una crisis monumental».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alarma en los pósitos de la ría por el deterioro en el banco de Caranza