A Illa

El Racing firmó otro ejemplo de perseverancia para remontar un encuentro que se puso cuesta arriba en A Illa frente al Céltiga. Los locales salieron juntando las tres líneas con acierto, hasta el punto de no hacer la mínima concesión a la movilidad del juego de un Racing con más posesión. Así mantuvieron alejado el esférico de su zona de peligro prácticamente los 45 minutos de la primera parte, con las acciones a balón parado erigiéndose en la principal vía de remate. Por ahí llegaron los dos primeros intentos del Racing. Pablo Rey mandaba el cuero rozando el palo izquierdo de la meta defendida por Marcos en el minuto 13 en una falta frontal, y Javi Rey cabeceaba a las manos del portero local en el 18 en el primer córner del partido.

Solo tres minutos después, en el primer saque de esquina forzado por el Céltiga, Sebas cazaba a ras de suelo en el corazón del área pequeña el balón botado por Pillado para subir el 1-0. Era la primera llegada del conjunto arousano a los dominios de Diego Rivas.

El Racing intentó abrir el campo con cambios de orientación y juego por las bandas. Pero el Céltiga mostraba un armazón defensivo sólido. Con el partido convertido en una guerra de trincheras, los visitantes encontraron el empate en un lanzamiento de mortero de precisión quirúrgica que destrozó la puerta blindada de la fortificación arousana. Un pepinazo magistral de Pablo Rey a unos 40 metros de portería, escorado entre el carril central y el izquierdo de la línea de tres cuartos, que coló el balón por la escuadra opuesta de la portería de Marcos. Corría el minuto 35. Dos tiros de Joselu y Juan Antonio blocados por la zaga cerraron la primera parte.

Abierta la brecha, el Racing procedió en la reanudación al acoso y derribo. El desgaste del trabajo a destajo del cuadro arousano se dejó notar en el retraso de sus líneas a tres cuartos de campo propio. Emilio, que había entrado en juego tras el descanso, se ganó dos amarillas en once minutos por sendas entradas innecesarias en el centro del campo, dejando al Céltiga con diez a falta de media hora. El dominio racinguista se tornó entonces asfixiante. Llegando una y otra vez, sin apenas necesidad de rematar para llevarse los tres puntos generando numerosos saques de córner. En el 67 un centro de Javi Rey lo retrasó Borja Hernández al punto de penalti, desde donde Joselu fusilaba de escorzo a Marcos. Un cabezazo de Javi Rey y un gran disparo de Joselu abortados por el portero local precedieron al 1-3, un testarazo de Juan Antonio.

Goles para ganar confianza

Para Larraz, lo mejor del encuentro fueron los goles de los referentes del ataque ferrolano. «Deben servir para vayan recuperando la confianza y la seguridad, se han esforzado mucho todo el año en trabajar en facetas defensivas y estos goles les ayudan», destacó. Tres puntos más en la maleta para reafirmar el liderato.

Goles: 1-0, min 21: Sebas. 1-1, min 35: Pablo Rey. 1-2, min 68: Joselu. 1-3, min 88: Antonio.

Árbitro y tarjetas: Sergio Espasandín (A Coruña). Expulsó por doble amonestación al local Emilio (min 62). También mostró amarillas a Álex Fernández, Jacobo y Sebas; y a los visitantes Catú y Javi Rey.

CELTIGA - 1

Marcos, Santi, Lucas (Emilio, min 46), Manteiga, Sebas, Nico, Pedro Delgado, Pablo Pillado, Jacobo, Álex Fernández (Javi Ben, min 77) y Edu Otero (Diego Lamas, min 62)

RACING - 3

Diego Rivas, Seoane, Villarejo (Jorge, min 89), Catú (Borja Hernández, min 46), Garrido, Pau, Marcos Álvarez (Armental, min 85), Javi Rey, Juan Antonio, Pablo Rey y Joselu

Los compañeros del juvenil Iván Navia le brindan su apoyo tras un grave accidente

lugo, Ferrol / la voz

El delantero lucense del Racing juvenil, Iván Navia, de 18 años, lucha por salir adelante tras sufrir un grave accidente ocurrido el pasado miércoles de madrugada cuando circulaba en un turismo que se accidentó en Ferrol. En el mismo vehículo iban otros tres compañeros de estudios de Iván, uno de ellos también con heridas graves.

El joven lucense empezó esta temporada con el equipo ferrolano en División de Honor al mudarse para estudiar Enfermería en la Universidade da Coruña en el campus de la urbe naval. El entrenador, Manel Fernández, destacó la inteligencia del jugador y su buena definición como delantero. La noticia del grave accidente sufrido por el compañero cayó como un jarro de agua fría en el vestuario, donde esa misma tarde el resto de compañeros ya conocían la gravedad y la tristeza reinó en el entrenamiento. «Están todos muy preocupados, Iván se integró muy bien, es muy buen chaval y todos le quieren mucho. Tienen ganas de que se recupere, poder ir a verlo y apoyarle», señaló el técnico. De hecho, el grupo salió muy concentrado al encuentro disputado el sábado frente al Lugo con ganas de dedicarle la victoria. Daba la casualidad de que Iván iba a medirse contra su anterior equipo y ambos clubes quisieron rendirle un emotivo homenaje con las camisetas de Navia. Tras finalizar el partido y con los tres puntos en la mochila, en el vestuario, los compañeros racinguistas le brindaron la victoria con una foto de apoyo y con una camiseta de ánimo.

Antes de militar en el Racing, el joven lucense inició su carrera futbolística en la Residencia, en el fútbol 8, para luego entrar en las categorías inferiores del Lugo. Hace dos años, por cuestiones familiares, integró la plantilla del Palas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Racing reafirma el liderato