El talud de As Pías se eterniza

La interconexión entre los cinco barrios más poblados de Ferrol sigue en el aire. Tras consignaciones millonarias que no se gastaron, ahora se queda con solo 200.000 euros


Ferrol

La supresión del talud de As Pías, una obra que comenzó a gestarse en el mandato del nacionalista Xaime Bello y que se plasmó en proyecto con el gobierno socialista de Vicente Irisarri, aparece de nuevo en los Presupuestos Generales del Estado, pero lo hace de forma testimonial, con una partida de 200.000 euros. Se trata de una intervención reivindicada por las siguientes corporaciones de Ferrol a lo largo de los diez últimos años, pero que el Ministerio de Fomento fue demorando, a pesar de haber consignado partidas millonarias para este fin, de tener redactado el proyecto y de haberlo sometido a exposición pública en febrero del año pasado.

La supresión del talud de As Pías es uno de los proyectos urbanísticos de mayor envergadura que tiene pendiente Ferrol. Su principal objetivo es acabar con la barrera que constituye el terraplén y la calzada elevada por la que circulan los vehículos en el tramo de la avenida de As Pías que entronca con la carretera de Castilla. Para ello se pretende rebajar la cota al mismo nivel que la carretera de la Trinchera en la zona en la que ambos viales se cruza, articulando el nuevo nudo de conexión por medio de una amplia rotonda.

La ejecución de estas obras permitirá mejorar la interconexión entre cinco de los barrios más poblados de la ciudad. Se trata de el Ensanche A, Esteiro, Ultramar, Caranza y O Bertón.

Según el proyecto redactado por Fomento en enero del 2010, la intervención implicará, asimismo, la eliminación de la conflictiva intersección de los ramales de conexión con las calles Lepanto y Juan de Austria, además de reducir la velocidad en la avenida de As Pías e incorporar el acceso de O Bertón mediante una conexión urbana.

Los primeros pasos para convertir la avenida de As Pías en un bulevar integrado en el conjunto urbano de la ciudad se dieron en el año 2000, cuando el concejal del BNG Xosé Lastra anunció la contratación de una empresa para que estudiase la reordenación de los accesos a Ferrol.

Diez años después, ya durante el mandato del PSOE, Fomento redactó el proyecto, pero no se avanzó más. Un lustro más tarde, en febrero del 2015, en una visita a Ferrol, la entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, oficializó el anuncio de una actuación , con la reforma de más de un kilómetro de carretera, la construcción de dos rotondas y una inversión global de 8,5 millones de euros. Ese año, los Presupuestos del Estado reservaron ya 3,5 millones destinados, en teoría, a iniciar una reforma con un plazo de ejecución de 24 meses.

El talud de As Pías volvió a aparecer en las cuentas del Estado en el 2017, con dos partidas de 1,1 millones de euros cada una y una previsión de inversión hasta el 2019 de nueve millones más.

El siguiente paso por parte del Gobierno central llegó tres años después, en febrero del 2018, con la publicación en el BOE de la aprobación, por parte del gabinete del ministro Íñigo de la Serna, del expediente de información pública y definitiva del proyecto de supresión del talud de As Pías.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El talud de As Pías se eterniza