Enfermeras y auxiliares de Pediatría unen al Marcide su pozo de deseos

Comenzó como una actividad navideña, pero ya suma más de cien declaraciones


Ferrol

En las dos plantas para niños enfermos del Marcide hay mucho trabajo antes y durante las Navidades; en una de ellas, la tercera, incluso se habilitan habitaciones para otras especialidades (especialmente cuando el hospital se queda sin camas). Sin embargo, las auxiliares y las enfermeras siempre hacen una labor extra para vestir de colores y de alegría los pasillos y el resto de las estancias. Este año, además, comenzaron a darle vueltas a una idea que implicase a todo el mundo, pacientes incluidos, y les salió un pozo de los deseos que ha sido un imán de propuestas.

«Creemos que hay cientos de papelitos en el pozo, porque se nos ocurrió enviarlo como felicitación al resto del CHUF y al final han venido muchas personas a dejar sus peticiones», cuenta Pilar Loureiro Vilariño, supervisora de enfermería en la tercera planta y la encargada de leer los mensajes cuando se terminen las fiestas. Asegura que no le da miedo ni la cantidad, ni el contenido de los deseos depositados en un pozo que han creado en la planta con la ayuda del carpintero del Marcide, Miguel, y reciclando todo tipo de material. Las notas que tengan un carácter reivindicativo o pidan alguna solución serán remitidas a la gerencia del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol. «Claro que algunas personas me dicen si temo lo que puede salir de ahí, pero la verdad es que no -cuenta tras terminar su turno-. Lo que haya que transmitir se transmite y la experiencia ha sido muy positiva porque nos ha unido más, yo he visto a compañeros de servicios que no me esperaba que llegasen hasta aquí».

Tanto ella, como su compañera Carmen Galego Novo, supervisora en la primera planta de pediatría, son conscientes de que a veces faltan espacio y personal, pero confían en que en unos años puedan disponer de una sola planta, grande y moderna, cuando se desarrolle el Plan Director, ya que en la primera fase estaría el nuevo edificio de hospitalización, que incluye una nueva área para pediatría.

Por ahora, están encantadas con una iniciativa que ha movilizado al personal de la cocina, a muchos especialistas, los encargados del laboratorio y casi todos «sus niños». Aunque durante la jornada de Reyes apenas serán diez los que permanezcan ingresados. Los mayores que están esta planta lo llevan muy bien: «Les gusta, yo creo que hasta se curan antes», destacan las enfermeras.

«Hay peticiones que ya se han cumplido, la de un niño que quería curarse e irse»

Bea abelairas

¿Qué hay en el pozo de los deseos del Marcide? Oficialmente no se sabe, pero muchas de las personas que se han acercado a escribir sus peticiones han dado pistas a las cuidadoras. «Hay peticiones que ya se han cumplido, como la de un niño que nos lo dijo alto y claro: quería curarse e irse, y así fue. Escribió: ‘Quiero salir de aquí’. Incluso ha vuelto todo contento a visitarnos», explica Pilar, que recuerda que los deseos son anónimos, aunque intuye que están agrupados en temáticas bien definidas.

«Entre los trabajadores creo que va a triunfar los que solicitan no trabajar por las noches y que nos podamos jubilar antes, aunque también habrá una larga lista de peticiones de material nuevo», detalla la encargada de hacer un recuento que asegura que servirá de termómetro sobre el estado anímico de la plantilla.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Enfermeras y auxiliares de Pediatría unen al Marcide su pozo de deseos