El cartel de la Semana Santa de Ferrol queda en familia

Una fotografía de Iago Fernández ha sido la seleccionada para ilustrar la edición de este año, mientras su padre, Andrés, fue el autor de la imagen de la Pasión ferrolana en el 2015


FERROL / LA VOZ

Una fotografía del padre, Andrés Fernández Blanco, protagonizó el cartel de la Semana Santa del 2015 y una del hijo, Iago Fernández García, luce en el de este año. Todo queda en familia. De hecho, Iago considera como su mentor a su progenitor, porque lo aficionó tanto a la cámara como al mundo cofrade. Precisamente para este año fue Andrés el que envió, como siempre, tanto sus fotos como las de su hijo. «Y resultó que escogieron una mía, supongo que porque era diferente», explica este último.

«La fotografía me gusta desde hace mucho tiempo, pero sobre todo desde que entré en las Fuerzas Armadas. Vas a un país, a otro, y acabas sacando muchas fotos», cuenta Iago, un militar de 35 años. No obstante, la relación entre su cámara y la Pasión empezó cuando quería que tanto su padre como sus compañeros, de la cofradía del Santo Entierro, «tuvieran un recuerdo». Pero, al final, acabó sacando instantáneas también a los nazarenos, al páter, al almirante y a otros muchos detalles, como las tallas, con lo que la afición se fue agrandando.

Así que después de haber disparado tantas fotografías, «con alguna das en el clavo», valora Iago. En este caso fue con una imagen que tiene como protagonista a la corona de espinas de la cofradía del Santo Entierro, portada por un miembro de esta hermandad. La tomó, cree, en el 2016, la última edición que pudo disfrutar. Entre otras cosas, considera que la belleza de la imagen reside en el contraste del cojín rojo con el negro de los hábitos. El diseño del cartel corrió a cargo de la empresa Empatía Comunicación, cuyo responsable, Elisardo de la Cruz, destaca el doble simbolismo de la cruz de espinas, «como elemento de sufrimiento y al mismo tiempo de liberación de Jesús».

ANDRÉS, CON EL CARTEL DE ESTE AÑO
ANDRÉS, CON EL CARTEL DE ESTE AÑO

Iago vive la Semana Santa de Ferrol desde que era muy pequeño. Primero como nazareno y, a continuación, de corneta en las bandas de música. Además, también desde fuera, cuando su padre empezó a salir escoltando el trono. «No me perdía ni una sola Semana Santa», cuenta.

Sin embargo, ahora su vida laboral está por encima, y la de este año se la perderá. Pronto cumplirá 17 años desde que entró en la Armada. En este momento está destinado en el buque de acción marítima Rayo en Las Palmas de Gran Canaria, donde conoció a su mujer, Sabrina. «A ella también le encanta la Semana Santa. Es más, me gustaría hacer un viaje los dos para que disfrute de la de Ferrol, que es preciosa», adelanta. Esta vez le ha coincidido con un control de pateras de cinco meses en el Mediterráneo. «¡Ojalá pudiera venir...! Al menos queda un trocito de mi en forma de cartel y, de hecho, a algunos capellanes de la Armada en Canarias les voy a llevar folletos con la imagen dedicados», desvela.

Eso sí, siempre que su trabajo se lo permite, coge un avión y se presenta en la Semana Santa de su ciudad. Por eso, le llenó de ilusión protagonizar el cartel de este año. «La verdad que sí que me siento orgulloso», dice. Incluso, para continuar con la tradición, ya apunta a su sobrino Iago, de 14 años, como su sucesor. «Saca muy buenas fotos», subraya.

ANDRÉS, EN EL ATRIL, CON EL CARTEL DEL 2015
ANDRÉS, EN EL ATRIL, CON EL CARTEL DEL 2015

El jurado del cuarto certamen Pasión Cofrade eligió para el cartel de la Semana Santa del 2015 la obra titulada Xesús Resucitado, de Andrés, el padre de Iago, cuyas instantáneas han sido premiadas en más ocasiones. En este caso fue una imagen de la procesión de Jesús Resucitado al encuentro con su Madre, a su paso por delante del Ayuntamiento.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El cartel de la Semana Santa de Ferrol queda en familia