Los peatones tampoco tienen fácil el tránsito por el mal estado de las aceras


Con la salvedad de las principales calles peatonales, por las que generalmente se puede caminar sin sobresaltos, aunque ya hubo varias caídas por losetas levantadas en plena calle Real, el resto de la ciudad no está en las mejores condiciones para el tránsito de viandantes. El mal estado de la mayoría de las aceras genera quejas ciudadanas. Las más peligrosas son las de la calle Rubalcava que lindan con los jardines de Armas, porque la mayoría de los grandes bloques de piedra están movidos y a distintas alturas. Ese tramo lleva años en esa situación y la previsión que hay a la vista es el proyecto de reforma de la plaza, que incluye el acondicionamiento de las vías perimetrales.

Las aceras de las calles Iglesia, Coruña y Tierra también están en malas condiciones, y sobre las mismas no hay intervenciones previstas para mejorarlas.

La falta de rejillas de los sumideros es otro de los inconvenientes a los que se enfrentan los peatones en numerosos puntos del viario ferrolano. No se reponen, y las vallas y conos señalizando el peligro tras alguna caída se eternizan, con el problema añadido de que, con el paso del tiempo, esos elementos se van moviendo y no advierten en el punto en el que tendría que hacerlo, por lo que solo estorban.

En estas condiciones, el centro de Ferrol no presenta unas buenas condiciones de accesibilidad para los peatones en general y mucho menos para las personas de edad avanzada, que son las que en la actualidad aguantan el censo de población en el barrio de A Magdalena y en Ferrol Vello.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Los peatones tampoco tienen fácil el tránsito por el mal estado de las aceras