Un pequeño artista con mucha magia

Es un «minishowman» que le da a todo: canta y toca la guitarra, ha creado un belén en movimiento y ahora triunfa también como ilusionista. Se llama Coke y tiene solo 12 años

Coke Couto, en la tienda Gocco de Ferrol, donde hace algunos días ofreció una actuación
Coke Couto, en la tienda Gocco de Ferrol, donde hace algunos días ofreció una actuación

Ferrol

«No sé de dónde le viene su vena artística, ni tampoco lo que querrá estudiar de mayor, pero lo que está claro es que a este niño le va el mundo del espectáculo». Ese «niño» del que habla con auténtico orgullo de madre la publicista ferrolana Farruca Maristany no es otro que Coke Couto (Ferrol, 2006), un «minishowman» de solo 12 años al que muchos ya conocen porque desde que tiene ocho ejerce como guitarrista y cantante de la banda de rock The Kids Band.

Cuando comenzó a pisar el escenario era tan canijo que los instrumentos casi abultaban más que él. Y ahora que ya tiene tablas y ha crecido un poquito más -tanto en arte como en estatura-, Coke ha vuelto a dar el campanazo revelándose también como un magnífico ilusionista. Si su pasión por la guitarra y el canto nació en el coro de la iglesia de San Julián, su devoción por la magia surgió también hace ya algunos años, gracias a una actuación a la que asistió en el Jofre. «Mi madre siempre me llevaba a ver obras de teatro, pero hubo un día que la función era de magia y fue ahí cuando me empecé a interesar por este mundo», cuenta Coke rememorando un espectáculo de Luis Boyano que le dejó huella.

Al llegar a casa de aquella función intentó realizar el truco de la cuerda cortada en trozos que se recompone como por arte de magia, tal y como había hecho Boyano en el Jofre, y al ver que no le salía, Coke empezó a bucear por Youtube para intentar formarse como mago. «Me di cuenta de que aquello no era suficiente, que tenía que estudiar más en serio y empecé a ahorrar para comprarme deuvedés y libros buenos de ilusionismo», cuenta este pequeño y polifacético artista.

Pasó el tiempo y cuando Coke se sintió confiado, llegó el momento del debut. Aunque realmente fueron dos: el primero, en petit comité, tuvo lugar en una fiesta privada que el ya fallecido Chino Silveira ofreció a sus amigos en Covas, y el segundo, con un espectáculo ya abierto a todo el público, se desarrolló el pasado verano en el mercadillo del paseo de Cabanas.

Aunque le gusta mucho la magia de cerca, el pequeño ilusionista cuenta que en sus actuaciones suele tirar más de los juegos de escena, porque estos se pueden disfrutar desde lejos, sin tener que estar pegados al mago para apreciar los trucos. «De los que hacen magia de cerca admiro a Luis Piedrahita, y entre los que hacen juegos de salón, me encanta Jorge Blass... Y luego está Juan Tamariz, que hace de todo y es un crack», señala al preguntarle por sus referentes.

Mirando al futuro, Coke no tiene claro todavía a qué le gustaría dedicarse. Tampoco sabe si prefiere la música o la magia, porque ambas artes le gustan por igual. Pero lo que sí tiene claro es que le gustaría encaminar sus pasos hacia el mundo del espectáculo.

Cuando él ya no escucha, su madre cuenta que su hijo también toca el violín en «plan aficionado» y el piano de «oídas». Y no solo eso, sino que Coke también es muy «manitas» y prueba de ello es la réplica del Belén de la Orden Tercera que ha montado en su casa y en la que, como en el famoso nacimiento de Alfredo Martín, se hace el día y la noche y las figuritas se mueven y hacen cosas «realmente» -como trepar por una palmera o cargar sacos en un burrito- gracias a los hilos que el pequeño mueve escondido bajo el tablero.

«Es una pasada, porque lo ha hecho todo con materiales reciclados y piezas que desmonta de juguetes que tiene por ahí, como los motores de los coches teledirigidos», explica su madre. Coke anota que gran parte del mérito se debe a Ana Martín, la hija de Alfredo Martín -que le enseñó los trucos para fabricar algunos de los mecanismos del belén-, y cuenta que estos días le espera un buen puñado de sesiones, ya que, como en la Orden Tercera, el pequeño organiza pases para familiares y amigos y hace de paje narrador durante las funciones.

Y es que Coke nunca deja de sorprender: es un pequeño gran mago con muchos talentos guardados en la chistera.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Un pequeño artista con mucha magia