Con ilusión


Ferrol

Si contamos que el Gobierno central acaba de dar luz verde a un contrato que despeja diez años de carga de trabajo en los astilleros de la ría ferrolana siempre sale alguien preguntando si ese encargo es real o un anuncio más, y si es cierto que habrá trabajo en Navantia durante esa década. Si informamos de que la propuesta del plan estratégico para el período comprendido entre el 2018 y el 2022 implicará una cifra récord de nuevos contratos en el conjunto de la compañía somos alentadores del mismo. Si contamos que por primera vez en 25 años se rejuvenecerá la plantilla en la factoría de Perlío, nos preguntan con ironía si alguna vez volverán a contarse por cientos en la antigua Astano. Vendemos ilusión, nos recriminan. Son, muchas veces, los mismos que tiran del eslogan fácil del Ferrol mola, del que aquí nací aquí quiero quedarme, pero los que nunca están satisfechos con nada. 

Ferrol tiene muchos problemas por resolver. Para mí, lo he dicho muchas veces, el más grave es el de la despoblación. Una ciudad menguante por una conjunción de causas. Ni la construcción de las fragatas F-110 ni la aplicación del plan industrial van a ser la varita mágica para todos las carencias y dificultades, ni mucho menos. Seguramente ambos tienen su cara b, como plantean los críticos, pero negar que ese encargo va a mover la rueda económica y del empleo en Ferrol es de locos. Solo hay que remontarse a la época de construcción de las anteriores fragatas para conocer su verdadero impacto, más aún si van a efectuarse acompañada de la contratación de jóvenes. Siento de veras a quien le moleste, pero al menos yo pienso ilusionarme.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Con ilusión