Suárez, el alcalde de los amagos

El gobierno local ha retirado «in extremis» propuestas de las que no se ha vuelto a hablar, como el pliego de jardines, la concesión de la limpieza o la tasa de saneamiento


Ferrol

El equipo de Jorge Suárez ha amagado en varias ocasiones con someter a aprobación propuestas para solventar problemas en determinados servicios pero, a última hora, optó por su retirada del orden del día del pleno o de las comisiones informativas en las que iban a tratarse sin que volviera a hablar del asunto. Es el caso del pliego para la contratación del servicio de mantenimiento de parques y jardines, que se abordó en una comisión informativa de Urbanismo celebrada el pasado 1 de agosto y, a raíz de las críticas de parte de la oposición porque no incluía plazos ni presupuesto de licitación, el concejal delegado del área decidió retirar la propuesta del orden del día. Con posterioridad, por parte del gobierno local se explicó que, según la nueva Ley de Contratos, las cláusulas técnicas no deben incluir los datos solicitados. Tampoco es imprescindible que la propuesta pase el trámite del informe de la comisión, por lo que el equipo de Jorge Suárez entregó el nuevo pliego a la oposición en el mes de septiembre y a partir de ahí ya no se supo nada más, a pesar de que la empresa que está prestando el servicio, la UTE San José-El Ejidillo, lleva cerca de un año sin contrato, ya que la última prórroga venció el día 4 de diciembre del 2017.

De ahí que la mayoría de los jardines de la ciudad permanezcan sin flor de temporada desde que en enero de este año se realizó la última plantación y que el Concello se viese obligado, a raíz de las numerosas quejas, a realizar un contrato exprés para desbrozar la zona de O Bertón, que ya figura incluida en el nuevo pliego, junto con el parque de O Montón y la parte trasera del centro Torrente Ballester.

Con la tasa de saneamiento también hubo varios amagos de aprobación por parte del gobierno de Ferrol, al menos en tres ocasiones no lo logró y la última, en el último pleno, el alcalde anunció su retirada para ajustar mejor las tarifas. Pero es que entre las primeras intentonas y la última pasó más de un año, por lo que el equipo de Suárez se vio obligado a reponer la tasa de depuración del anterior mandato, que previamente había levantado, con las consecuencias posteriores ya conocidas de más de cinco millones de euros que tendrán que ser abonados por los usuarios con carácter retroactivo.

Otra propuesta sobre la que no se ha informado en qué momento de la tramitación se encuentra es la referida a la entrega de locales a diferentes entidades de la ciudad en las instalaciones del centro comercial Porta Nova. El plazo para la presentación de solicitudes se cerró a principios de octubre y lo único que se dio a conocer es que hubo más demanda de entidades que locales disponibles.

No obstante, la propuesta del gobierno que acumula un mayor retraso es la relativa a la contratación del servicio de recogida de residuos sólidos urbanos y limpieza viaria, que está siendo prestado por la empresa Urbaser con un contrato vencido desde diciembre del 2014. El problema radica en que, antes de convocar la nueva licitación, el Concello deberá renunciar o desistir al procedimiento que ya había dejado en marcha el anterior gobierno del PP.

El equipo del alcalde ha optado por la renuncia, cuando la fórmula más rápida, según los habilitados nacionales era el desistimiento, y los trámites se han atascado en varias ocasiones, según las reiteradas denuncias de los grupos de la oposición.

La renuncia al contrato de basuras que quedó a medias parece más cercana

Tras varios meses de espera desde que el gobierno decidiera optar por la renuncia al nuevo contrato que se había iniciado en el anterior mandato, la solución parece más cercana. De hecho, los informes realizados por el ingeniero industrial de Urbanismo y la jefatura de Contratación ya están en manos de la oposición y en los mismos se concluye que los argumentos de interés público recogidos en el estudio encargado a Into Consulting para justificar la renuncia son correctos.

El concurso al que ahora se pretende renunciar consistía en la gestión indirecta, mediante concesión administrativa, de los servicios públicos de recogida y transporte de residuos sólidos urbanos, limpieza de espacios públicos en el término municipal, limpieza de playas y gestión del punto limpio municipal. La duración del contrato era de diez años y el presupuesto de licitación, de 7.975.000 euros al año. Presentaron ofertas Urbaser, la actual concesionaria, cuyo contrato venció en diciembre del 2014, Fomento de Construcciones y Contratas. El procedimiento se paralizó con la llegada del actual gobierno, cuando solo estaba pendiente la valoración del sobre 2 A. Los últimos cambios legislativos son la base fundamental de la pretendida renuncia, ya que en el ámbito de las contrataciones desapareció la figura del contrato de gestión de servicio público, dando lugar a los contratos de concesión.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Suárez, el alcalde de los amagos