La Guardia Civil propone mejoras en el vial en el que murieron tres jóvenes

Tráfico elabora un informe planteando que se establezca una reducción de la velocidad


Ferrol

El Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Ferrol está analizando las posibles causas de los últimos accidentes mortales registrados en las carreteras de su competencia, a fin de determinar las medidas necesarias para tratar de mejorar la seguridad vial en la zona y trasladarlas a los órganos competentes. En esta línea, en la actualidad se están recabando datos para la elaboración de un informe sobre el lugar en el que el pasado 13 de octubre murieron tres jóvenes de Cedeira de 29, 30 y 37 años.

Ocurrió en el kilómetro 8,8 de la carretera AC-556, que parte de Freixeiro, en Narón, y finaliza en la villa de Cedeira. El coche en el que viajaban los tres jóvenes sufrió una salida de vía y se empotró contra un poste del alumbrado público a la altura del lugar de Mosende, en el término municipal de Valdoviño.

Según la información facilitada por la Demarcación de Tráfico de la Guardia Civil de Ferrol, se trata de un tramo de carretera, con dos curvas no muy pronunciadas, que está señalizado que se puede circular a una velocidad máxima de 90 kilómetros por hora. Hasta hace unos años, en esa zona concreta existía una limitación a 80 kilómetros por hora, que desde Tráfico desconocen por qué se ha eliminado, de forma que sigue primando la genérica de la vía.

Hay, además, otra complicación, dado que en el punto en el que ocurrieron las tres muertes recientes existe un cruce de dos carreteras secundarias. Una procede de la carretera de O Trece, desde Sedes, y la otra discurre hacia la costa, enlazando la AC-556 con el vial de Ferrol a Valdoviño por Meirás.

La existencia de ese cruce ya ha generado numerosos accidentes, algunos de ellos muy graves, como el registrado el pasado 7 de agosto, en el que dos ciclistas resultaron heridos de gravedad cuando circulaban por la AC-566 y un turismo que salía de la pista procedente de Sedes los arrolló. El conductor, un vecino de Ferrol de 76 años, dio positivo en las pruebas de alcoholemia. Uno de los jóvenes lesionados tuvo que ser sometido a una intervención quirúrgica por los múltiples cortes que presentaba en una pierna, desde la ingle hasta el tobillo, y permaneció ingresado en el hospital Arquitecto Marcide varios días. Su compañero resultó con una fractura en la base del pulgar derecho. Son los dos casos más recientes, pero se han registrado bastante más, aunque no de tanta gravedad.

Las medidas que, en principio, tiene previsto proponer la Guardia Civil de Tráfico en su informe pasan por recuperar la antigua limitación de ese tramo de la AC-566 a 80 kilómetros por hora y por señalizar la zona como cruce peligroso. Y es que, según explican, a los coches que lo atraviesan desde las pistas secundarias se suman los que circulando por la carretera principal quieren desviarse a uno u otro lado, lo que genera atascos y colisiones en cadena, de las que ya hubo varias.

Solicitan medidas para frenar la siniestralidad de la glorieta de salida de la AG-64

Otro punto del viario de la comarca de Ferrol con especial siniestralidad es la glorieta de entronque de la autovía Ferrol-Vilalba (AG-64) con la carretera de Catabois, en la que en menos de dos meses se registraron dos accidentes mortales. La Demarcación de Tráfico de la Guardia Civil de Ferrol ya estaba trabajando en un informe y el último suceso, ocurrido la madrugada del pasado lunes, aceleró el proceso, de forma que el documento ya se ha completado y a punto de ser remitido a la Jefatura Provincial de Tráfico de A Coruña, desde la que lo trasladan al organismo titular de la vía, a fin de que se acometan las modificaciones que plantean los agentes.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La Guardia Civil propone mejoras en el vial en el que murieron tres jóvenes