Disparates


Ferrol

Raquel está indignada. Es una de las miles de personas del país que está empleada en una empresa -antes lo hizo en otras- que trabaja para Navantia. Lleva 20 años vinculada laboralmente a la industria naval, que conoce bien porque además ha trabajado en las tres comarcas con astilleros públicos. Su padre es, como suele bautizarse en Ferrol, un histórico sindicalista de Bazán y sus tíos y abuelo tienen los primeros carnés de la antigua Astano. Vamos, que no es que le suene esto del trabajo en las factorías, sino que ha participado, se ha ilusionado, ha padecido y sigue lidiando con la idiosincrasia de un sector que es pulmón de las zonas sobre las que se asienta, sujeto siempre a los vaivenes políticos.

Precisamente fue la acción política la que hizo ayer que su enfado subiera enteros. Porque aunque seguramente la mayoría de los trabajadores se mantienen ajenos a los debates que se celebran en el Congreso, el Senado y los respectivos Parlamentos autonómicos, ella se toma muy en serio las acciones de los distintos grupos porque pueden tener repercusión sobre su sustento. Y tener que escuchar de una parlamentaria de En Marea en poco menos de una hora que los astilleros públicos del país no tienen trabajo y al mismo tiempo que el millón de metros cuadrados de la antigua Astano están copados por jackets para Iberdrola es de delirio. O las declaraciones de diputados del PP que hasta hace cuatro meses manejaron el timón de la compañía y ahora eluden toda responsabilidad sobre la misma. Yo los invitaría a sostener esas mismas declaraciones en esas gradas a las que tanto aluden, frente a los trabajadores del sector.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Disparates