La prostitución en pisos mueve al mes 2,5 millones de euros en la provincia de A Coruña

Las mafias de trata y explotación operan, sobre todo, en las tres principales ciudades

Un momento de un registro en el operativo policial realizado en Ferrol el pasado día 5 de octubre
Un momento de un registro en el operativo policial realizado en Ferrol el pasado día 5 de octubre

Ferrol

Las organizaciones que se dedican a la explotación sexual en la provincia de A Coruña operan, sobre todo, en pisos de las principales ciudades y su actividad ilícita casi siempre va ligada a otro delito, el de trata de seres humanos. Según fuentes consultadas por este periódico, se estima que en la ciudad herculina hay alrededor de cien viviendas dedicadas a la prostitución y en Ferrol y Santiago, sesenta en cada una de ellas, pero las mafias van rotando a las personas explotadas de casa en casa -hay entre dos o tres por vivienda- y lo hacen dentro de la más absoluta clandestinidad. De ahí las dificultades con las que se encuentra la Policía para tratar de frenar un negocio ilegal y amoral que crece a pasos agigantados y que, entre las tres ciudades, mueve más de 2,5 millones de euros cada mes. Una prueba evidente de ese aumento es que en Ferrol, a pesar de que la Policía desmanteló algunas de esas redes, en menos de un año los pisos de citas pasaron de 50 a más de 60.

Y es que ahora las víctimas ya no son solo mujeres, de ahí que estemos hablando de trata y explotación de seres humanos, ya que cada vez hay más personas transexuales captadas por estas mafias en países en los que la homofobia está muy presente, como es el caso de Colombia, Venezuela y los países árabes.

En el caso de los clubes de alterne, la situación está prácticamente regularizada, gracias a la presión policial, que, con reiteradas inspecciones, ha logrado que la práctica totalidad de las personas que trabajan en los mismos tengan contratos como camareras de alterne y estén dadas de alta en la Seguridad Social.

El gran problema radica, por tanto, en los pisos en los que las personas son obligadas a prostituirse, bajo la presión de evitar que sus familias sufran daños y de las grandes deudas que la organización les reclama por su traslado a España. Se trata de cifras que varían según el lugar de procedencia y que oscilan entre los 4.500 euros de Sudamérica; de 8.000 a 10.000 de Rumanía; de 12.000 a 15.000 de China, y de entre 35.000 y 40.000 si proceden de Nigeria. Estas deudas sobredimensionadas se convierten casi en astronómicas por la aplicación de unos intereses descomunales porque no logran liquidar el importe en el plazo que fijan las mafias, de poco más de tres meses. Todo ello deriva en que estas personas tengan que prostituirse para subsistir, porque el 50 % de la media de 50 euros que pagan los clientes por cada servicio -120 euros más el taxi cuando tienen que desplazarse- va directamente para la organización y con el resto tienen que amortizar la supuesta deuda acumulada, enviar dinero a sus familias en sus países de origen y subsistir ellas aquí.

Esta situación de precariedad, agravada por el temor que las propias organizaciones les infunden con causar daño a sus familias o a ellas mismas, denunciando ante la Policía su situación ilegal en España, así como por el hecho de que, al permanecer marginadas, desconocen los derechos que les asisten y en algunos casos incluso el idioma, es un caldo de cultivo perfecto para que no confíen en las fuerzas de seguridad, cuando su testimonio resulta imprescindible para que la Policía pueda intervenir y tratar de poner fin a esa dramática situación.

Engaños para captar a personas en familias en situación vulnerable

Algunas de las víctimas de las redes de trata de seres humanos y explotación sexual saben que vienen a ejercer la prostitución, pero las convencen de que va a ser durante el tiempo que quieran y con unas ganancias que pueden oscilar entre 5.000 y 10.000 euros en tres meses. Otras desconocen lo que les depara su futuro en España, ya que están convencidas de que trabajarán cuidando a personas mayores o como empleadas de hogar.

Nada más lejos de la realidad en ambos casos y con pocas posibilidades de dar marcha atrás. Y es que las redes que las manejan están bien organizadas y cuentan con ramificaciones en el país de origen, en el que se hacen las captaciones en familias en situación de vulnerabilidad, y en el de destino, donde se organizan las tramas de prostitución.

Las víctimas entran en España como turistas o con cartas de presentación o reserva de hotel, para una estancia de uno o dos meses. Pasan la frontera portando un mínimo de 600 euros que les presta la organización -en España se establece la cantidad de 75 euros por cada uno de los días que vayan a permanecer en el país- y que, evidentemente, les retiran una vez en España. Desde el mismo aeropuerto son conducidas a los pisos en los que van a ejercer la prostitución durante las 24 horas al día, para lo que se les facilita un teléfono en el que tienen que atender las llamadas de los clientes.

Pasado el período de su supuesta permanencia legal en España como turistas, estas personas entran en una situación irregular, metidas en un bucle del que es muy difícil salir.

La Policía liberó a 17 víctimas en sendas operaciones en Ferrol y Santiago

Carmela López
Casa en la que vivían las diez víctimas liberadas en Santiago
Casa en la que vivían las diez víctimas liberadas en Santiago

La Policía Nacional desmanteló en el último mes dos tramas de trata y explotaciones de personas que operaban  en Ferrol y Santiago

Partiendo de la base de que la prostitución en España no es ilegal ni legal, sino que está en una situación de alegalidad, las intervenciones de la Policía para tratar de acabar con la explotación de personas que son obligadas a hacerlo se ven muy limitadas, porque es imprescindible la denuncia de alguna víctima, que inmediatamente pasa a ser un testigo protegido. Las afectadas suelen desconocer esta posibilidad, además de estar influenciadas por las amenazas de la organización que las introdujo en España. A pesar de ello, la Policía Nacional sigue trabajando y en el último mes ha conseguido desmantelar dos tramas de trata y explotaciones de personas que operaban en Ferrol y Santiago.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La prostitución en pisos mueve al mes 2,5 millones de euros en la provincia de A Coruña