Navantia está averiada


La gerencia de cualquier empresa debe ser la clave de bóveda de la misma , o la viaa angular maestra que aguanta todo el edificio. En Navantia nombrada la gerencia a dedo, viene demostrando que se deben cuidar mejor las empresas públicas, para defender los más nobles intereses del país. Una vez más esta empresa del naval ha perdido otro concurso de adjudicación de obra en Canadá donde se adjudicaron doce fragatas, y una vez más se olvidaron esos comisionados que representan a los mejores astilleros del mundo y que no necesitan referencias vitales para ser correspondidos, pero por lo visto se está perdiendo el prestigio ganado por sus trabajadores, y se volvió a fracasar de forma alarmante en las contrataciones, -me dicen- hasta el punto de que el Gobierno ya no les permite realizar inversiones estratégicas.

Doce fragatas suponen dar trabajo a cientos de técnicos y miles de operarios que ayudarían a la mudanza social para esta deprimida comarca, esto no puede continuar, al parecer no existen responsables ni responsabilidades en esa gerencia que da la sensación de que hacen lo que quieren, como quieren y cuando quieren. En estos tiempos que corren no vale seguir encogiendo los hombros y esperando que las navieras encuentren la fórmula mágica de reparto de contratos, porque no llegará esa bicoca, y como nadie da cuenta de la calidad profesional de quienes llevan la cartera tecnológica de la empresa, los responsables de este desaguisado continuarán y el astillero, buque insignia de Ferrol, seguirá asegurando el futuro imperfecto de la ciudad.

Los ciudadanos no podemos seguir viendo esta situación con toda placidez, sabemos que gobernar consiste en gestionar bien para mejorar la realidad y aquí estamos fuera de juego. Y para los optimistas ingenuos, entre los que no me encuentro, con estos mimbres solo tienen sentido que estos técnicos sigan por el mundo luchando contra el cambio climático y sin ningún resultado, porque sus poderes mentales para buscar contratos para el sector naval no sirven. Y lo decimos así por el daño aportado a la empresa y a esta ciudad. Abusamos de este privilegio de poder decirlo aquí porque ¡basta ya! hay que ser exigentes para acabar de una vez con el viejo refrán gallego: «Nos mean por encima y tenemos que decir que llueve».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Navantia está averiada