El astillero ferrolano empezará a usar la inteligencia artificial el próximo año

La presidenta de la compañía avanzó que las F-110 transformarán las instalaciones


Ferrol

«El proceso de transformación digital no es un proyecto a largo plazo ni teórico. Ya veremos en el 2019 los primeros cambios en nuestros astilleros. La ría de Ferrol será escenario de la modernización de sus instalaciones, y abordaremos a la vez el Astillero 4.0 y la construcción de la nueva generación de fragatas, que esperemos que se aprueben este año. Ambos se van a complementar y a coordinar». La presidenta de Navantia, Susana de Sarriá, realizó ayer este anuncio en la inauguración de las jornadas sobre transformación digital que se celebran en Exponav, en las que insistió en que las futuras fragatas F-110 para la Armada española servirán de palanca de este proceso. «Tendremos buques inteligentes con las nuevas tecnologías», reseñó, ya que las fragatas serán las primeras en contar con un gemelo digital y en utilizar sistemas de ciberseguridad y piezas fabricadas en impresoras 3D.

Pero no serán los únicos avances que se materializarán merced al Astillero 4.0. «Veremos en algún taller la ejecución de la gestión sin papeles y drones volando por los astilleros», afirmó Susana de Sarriá. Pero lanzó una advertencia, para que sea un éxito esa transformación, «tendremos que hacerlo de forma coordinada y por eso vamos a impulsar todas nuestras acciones con las instituciones, universidades y centros tecnológicos». Finalmente, insistió en que «Ferrol, el astillero 4.0 de Navantia, debe seguir siendo el referente de la construcción naval del futuro».

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, también hizo referencia en su intervención a la futura generación de fragatas y al papel que tendrán en la transformación de la factoría ferrolana. «No solo es la carga de trabajo que llevamos esperando desde hace años, sino que será decisiva para la modernización del astillero». Subrayó que la aplicación de las distintas tecnologías a la construcción naval pública posibilitarán una reducción de costes y de los plazos, y un incremento de la calidad también en ese mismo porcentaje. «Estamos ante una oportunidad histórica, si somos capaces de conseguir esos retos, Ferrol vivirá tranquilo y con empleo industrial sólido». También reseñó como una oportunidad la preparación del astillero para los futuros contratos. «Si no nos movemos en el presente, fracasaremos en el futuro», advirtió. 

La planta de Fene

Aunque el contrato de las F-110 despejará al menos una década de trabajo en el astillero ferrolano, el presidente de la Xunta manifestó su preocupación por el agotamiento de la carga de trabajo en la antigua Astano. En ese sentido, aseguró de que abordaría la posibilidad de nuevos encargos con el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

También intervino el almirante jefe de Apoyo Logístico de la Armada, Salvador Delgado Moreno, quien explicó que desde julio la Marina cuenta con un documento para el Concepto de Apoyo Logístico 4.0, «que pretende aprovechar las F-110 para evolucionar a un sistema que reduzca la carga de trabajo de las dotaciones y aumente la fiabilidad».

El profesor Rodríguez Arana subrayó la importancia del debate y de su celebración en Ferrol, referencia del sector naval.

Los organizadores de las jornadas rindieron un homenaje al profesor Daniel Pena, responsable de la Universidad en la Unidad Mixta de Investigación con Navantia.

El momento de Feijoo: del que «Navantia mueva el culo» a ofrecerse como director comercial de la compañía

Beatriz Couce

Las aguas turbulentas entre el jefe del Ejecutivo gallego y la empresa pública parecen haberse quedado atrás

Lo único que falla es la política comercial de Navantia. Los de Navantia, que muevan el culo y conseguiremos más barcos». En plena campaña electoral para los comicios autonómicos del 2012, en un mitin en la Feria de Muestras, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, lanzaba ese ataque frontal contra la dirección de la compañía pública, evidenciando sin ningún género de dudas las discrepancias que tenía el Ejecutivo gallego con los responsables de los astilleros. Y eso que a aquel equipo de la SEPI y de Navantia lo había nombrado el Gobierno de Mariano Rajoy. La ausencia de contratos en los astilleros gallegos era uno de los principales quebraderos de cabeza para los políticos de todo signo, pero la presión que tenía Núñez Feijoo encima de la mesa era muy alta, después de haber gestionado, no sin cierta polémica, el encargo de un buque flotel para el astillero ferrolano por parte de la petrolera Pemex. 

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El astillero ferrolano empezará a usar la inteligencia artificial el próximo año