El Racing recupera la ilusión

Caras alegres en un vestuario en el que los futbolistas celebraron la igualada frente al Compostela como si se tratase de un triunfo


FERROL / LA VOZ

El derbi frente al Compostela puede ser un punto de inflexión en el Racing. El equipo mostró todo su potencial, disputó su mejor partido de la temporada ante otro de los grandes de la categoría y dejó patente que jugando a este nivel, será imposible que alguien le quite el título de campeón de Tercera. Todo el racinguismo ha visto el camino y lo que se le puede exigir a un grupo que, a partir de ahora, ya no podrá refugiarse en que son un equipo en construcción, que tienen ansiedad o una plantilla corta. Seoane y Villarejo evidenciaron que pueden hacer un gran papel, tanto en defensa como en ataque; en el medio campo Joel y Pau Bosch transmitieron toda su garra al resto de compañeros, mientras que en ataque Joselu, bien apoyado por Javi Sanmartín, estuvo imparable, hizo un partido como en los viejos tiempos, aunque le faltó el gol.

La imagen del Racing frente al Compostela estuvo a años luz de la mostrada una semana antes en casa del Paiosaco. Ahora, lo decisivo, es que el equipo mantenga esta motivación y nivel en los próximos compromisos y que lo de este derbi no haya sido solo un espejismo.

Los jugadores celebraron en su vestuario el empate frente al Compostela como si fuera una victoria. Todo el mundo respiró aliviado, ya que un derrota los hubiera hundido en un pozo del que habría sido difícil salir.

Pablo Rey, capitán del equipo, no jugó el partido por estar lesionado. Lo vio en la grada como un aficionado más. «Cuando acabó el partido me quedé con un sabor amargo por no haber logrado el triunfo, aunque por otra parte me gustó el equipo, que en todo momento quiso ganar el partido, empujó y se le vio alma. Lo normal en el choque del domingo hubiera sido marcar tres o cuatro goles. Si el Racing da este nivel, de una forma regular, en lo que queda de temporada, evidentemente, los resultados van a cambiar».

El ferrolano resalta que lo mejor fue la imagen que ofreció el equipo. «Hubo otros encuentros en los que ganamos, aunque las sensaciones no han sido tan buenas. Lo del domingo, aunque no se ganó, hay que utilizarlo para darnos cuenta del nivel que puede ofrecer este equipo y ser conscientes de que si ponemos el listón en donde lo pusimos contra el Compostela, será difícil que los rivales nos aguanten el ritmo y que perdamos puntos».

Añade que los jugadores y el grupo se acercaron al nivel óptimo: «Es algo bueno para nosotros, ya que hace crecer la confianza en el conjunto. Creo que este encuentro nos servirá para acudir a casa del Arosa, el próximo rival, convencidos de que si damos este nivel estaremos muy cerca de ganar. Ahora tenemos que interiorizar bien lo que hizo el domingo y mostrar el mismo nivel en el resto de las jornadas. El partido contra el Compostela fue el mejor de toda la temporada y por ahí tenemos que seguir. Si hubiésemos ofrecido este nivel contra el Somozas, Alondras o Paiosaco, probablemente, los resultados habrían sido muy diferentes».

El ferrolano subraya que las dudas que había se tienen que acabar y que el equipo necesita disfrutar de esta forma de jugar y dar alegrías a los aficionados: «En este encuentro frente al Compos se vio otro ambiente en A Malata, todos sabíamos que el choque era importante. Por lo menos, la afición pudo ver a un equipo con corazón. Todos queríamos ganar, aunque, lo que yo sentí en la grada es que la gente se fue contenta, sabiendo que habíamos encontrado el camino y que si jugamos a este nivel, todo va a salir bien».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El Racing recupera la ilusión